Terapias alternativas, viejas herramientas para cuidar tu salud


El ser humano ha tenido necesidad de buscar la forma de tener una mejor calidad de vida. Y en esta dirección el evitar o curar sus enfermedades ha tenido su atención preferencial. Y ahí surgieron diferentes formas de enfrentar sus dolencias. Ni más ni menos surgían las terapias alternativas

Tengamos pues un acercamiento al tema y respondámonos ¿Qué son las terapias alternativas?

Bajo este nombre se agrupan una infinidad de prácticas. Algunas con siglos de utilización, otras apenas comienzan a ser conocidas y muchas no son siquiera reconocidas como terapias.

¿Quieres conocer más sobre el uso de plantas medicinales o medicina herbaria?

Aplaudidas por sus partidarios, vilipendiadas por sus detractores. Lo cierto es que las llamadas terapias alternativas carecen de denominador común. Por lo tanto, hay que conocerlas y juzgarlas de modo individual. A fin de cuentas, ni todos los latinos bailan salsa, ni a todos los españoles le gustan las corridas de toro. Pero eso si, de allá o acullá, lamentablemente todos nos enfermamos.

Uso de plnatas con propiedades medicinales
Las terapias alternativas han utilizado la medicina herbaria como uno de sus pilares fundamentaleds

Cuando el hombre ha comprendido la necesidad que tiene de vivir en armonía con la naturaleza, esta pregunta cobra una mayor vigencia e importancia.

Las terapias alternativas

De manera general, se designan a las terapias alternativas como procedimientos diversos, empleados en la cura de personas enfermas. De ellas dicen sus detractores que no pertenecen al campo de la medicina convencional y que carecen de evidencias científicas que prueben su eficacia.

En el caso de algunas terapias no existe reconocimiento institucional para su práctica. Estas son ejercidas por personal que no está debidamente calificado. En muchas ocasiones no poseen título reconocido por una institución para brindar un tratamiento. Dejemos las formalidades a un lado, pues puede ser que sin título estén capacitados para ofrecerlo. El problema surge cuando con o sin títulos no tengan la formación e información necesaria para establecer un tratamiento. Y es ahí donde empieza a peligrar la vida de la persona. Otras, en cambio, ayudan a pacientes a recuperarse o a enfrentar procesos irreversibles del mejor modo posible.

Las terapias alternativas son aquellas que se ofrecen como opción para aquellos que, la medicina convencional, no puede cubrir todas sus necesidades. Ya sean de tipo terapéuticas o de naturaleza psicológica, las terapias alternativas buscan cubrir una amplia gama de necesidades humanas.

Medicina convencional Vs terapias alternativas

Uno de los principales argumentos de quienes rechazan a las terapias alternativas como una práctica válida es que quienes la practican, no utilizan las ventajas de la medicina convencional. Y es cierto, la práctica de una terapia alternativa no debe ser invalidante para recurrir a la práctica médica. Refiriéndonos a aquella que utiliza medios clínicos de diagnóstico.

De lo que se trata es de aplicar lo mejor de ambas e integrar sus posibilidades. A quienes defienden a ultranza el uso de sistemas naturales de curación, no se les ocurre rechazar un auto para recorrer diariamente cientos de kilómetros. Sin embargo, el hombre está diseñado naturalmente para caminar. Las pruebas diagnóstico son una evidencia sólida y despreciar este avance no responde a ningún tipo de lógica.

Por otra parte, algunos consideran poco serias algunas prácticas ancestrales como la acupuntura o la hipnosis. Esto ocurre a pesar de que la evidencia de su efectividad es sólida. Pero más aún los mecanismos que producen estos efectos se encuentran ampliamente estudiados. Aun así, muchos se rehúsan a reconocer su validez.

Uso de masajes como metodo de terapia alternativa
Los masajes han sido aplicados desde la antiguedad por divesas civilizaciones

Lo cierto es que la medicina alternativa no ha de practicarse en lugar de, sino, junto a, los tratamientos médicos convencionales. Siempre que las terapias alternativas se usen de conjunto con los tratamientos médicos convencionales, los resultados serán superiores. Es un hecho que la mayoría de las también conocidas como terapias complementarias tiene un efecto positivo sobre los pacientes si se emplean de un modo correcto.

¿Cuáles son las criticas fundamentales a las terapias alternativas?

Ya hemos visto que uno de los problemas que presenta la crítica de estas terapias está en su carácter inespecífico. Las terapias alternativas son demasiado variadas. No se pueden aquilatar naranjas y manzanas. Y en el caso de las terapias alternativas son muchas y no tienen prácticamente elementos comunes, no se les puede criticar como un cuerpo.

Esto hace que, en realidad, la crítica no sea razonable o lógica. Pues sencillamente se engloba el problema sin presentar pruebas sólidas de ineficacia. Quienes se oponen al uso de formas de medicina alternativa consideran que estas no cumplen las condiciones requeridas por la medicina convencional. Pero sin que tampoco se aporte pruebas de lo contrario. No obstante, existen una serie de críticas más o menos consistentes respecto al uso de terapias alternativas.

Las pruebas clínicas y el doble ciego

Existen pruebas clínicas para determinar la efectividad de un tratamiento, una de ellas es la llamada doble ciego. Esta herramienta científica se utiliza cuando se pretende evitar que el resultado de una investigación se vea influenciado por el efecto placebo. O también  por el sesgo de confirmación de un determinado observador. Consiste en la creación de dos grupos o sujetos, uno experimental y uno de control a los que se somete a una prueba a ciegas de determinado producto. Al grupo experimental se le aplica o brinda el producto en cuestión. Mientras que al grupo de control se le da un sustituto del mismo.

Los detractores de las terapias alternativas plantean que, cuando las terapias alternativas se someten a este experimento en particular no logran resultados positivos. Sin embargo, debemos recordar que, para muchas filosofías médicas, sobre todo orientales, los elementos que pueden curar a una persona son individuales.  Y si bien esto resulta muy oportuno para los defensores de las terapias tradicionales, tampoco se han podido mostrar pruebas que demuestren lo contrario.

Quienes defienden a las terapias alternativas plantean que, siempre que esté el elemento humano presente, los resultados de una prueba pueden no ser conclusivos. Al respecto existen factores de tipo psicológicos y sociales que pueden estar implícitos. Y de hecho no estar presentes en la prueba clínica.

El efecto placebo

Quienes se manifiestan escépticos antes las prácticas alternativas señalan que una persona puede estar atribuyendo el alivio de determinados síntomas a una terapia. Exponiendo que en realidad ha ocurrido una recuperación natural de la enfermedad.

En este caso se cree que se ha producido un efecto placebo. Así se denomina a la ocurrencia de efectos positivos sobre la salud de un paciente. Estos son atribuidos a un determinado acto médico, cuando en realidad la recuperación de la salud nada ha tenido que ver con dicho acto.

Los detractores de las terapias alternativas creen que estas solo “curan” por su efecto psicológico y que los síntomas del paciente estarían mejorando mediante un tratamiento con una sustancia sin efectos relacionados con aquello que estaría causando la enfermedad del paciente. Este argumento suele ser muy empleado sobre todo cuando se producen curaciones efectivas e incuestionables.

Seguridad

Los críticos afirman que este tipo de terapias puede provocar la muerte. Y que esta puede ocurrir ya sea directamente por causa de las prácticas mismas o por diagnósticos equivocados. Lo cierto es que las terapias alternativas no están exentas de este tipo de situaciones. No obstante, tampoco lo están las convencionales.

Lo mismo en un tipo de terapia que en otro, es fundamental que se sigan las normal de higiene y protección adecuadas para la salud humana. La práctica de la medicina solo puede ser ejercida por quienes tienen la debida preparación y en lugares adecuados para ello. La salud humana es un tema muy serio sobre el que no puede pensarse simplemente en el modo de lucrar.

Obstaculización en la búsqueda de un verdadero tratamiento

Los críticos afirman que quienes han utilizado una terapia alternativa de una manera eficaz tienden a extrapolar este resultado a otra terapias y enfermedades. De igual modo plantean que al acudir a las terapias alternativas en primer lugar, estas obstaculizan el acceso a terapias más eficaces.  Este planteamiento resulta muy subjetivo pues existen enfermedades que solo se pueden diagnosticar por medios clínicos. En todo caso sería decisión del enfermo a que terapia acudir.

No obstante, está claro que la mejor política de salud es aquella que aprovecha los recursos y capacidades de cada terapia. Sin embargo, no tiene sentido rechazar los avances tecnológicos. Por tanto, si de algún modo se obstaculiza el acceso de un paciente a determinadas tecnologías y tratamientos, se le estaría dañando efectivamente. El deber de quien practica terapias alternativas es mostrar a sus pacientes todas las posibilidades, pero es un tema reciproco para la medicina convencional.

Formación medica

Uno de los problemas reales asociados a las terapias alternativas y una de las principales críticas es su práctica por personal no profesional. Sin embargo, ya existen instituciones educativas debidamente acreditadas que ofrecen cursos de medicina alternativa. Estos van orientados para quienes están titulados o cursan la carrera de medicina. Facultades de Medicina, como la de la Universidad de Arizona poseen un programa de medicina integrativa. Con este se busca preparar a médicos en varias ramas de la medicina alternativa.

De igual modo, se realizó una encuesta entre 125 escuelas que ofrecían un título en medicina. Incluyeron a 19 que ofrecían uno en osteopatía y 585 escuelas de enfermería de los Estados Unidos de América. Los resultados de la encuesta concluyeron que el 60% de las escuelas que otorgan el título de médico, el 95% de las que ofrecían uno de osteópata y el 84,8% de las de enfermería, también enseñaban medicina alternativa.

Hay que insistir en la necesidad de obtener una debida acreditación para la práctica de estas terapias. Pero a su vez que sean utilizadas de acuerdo a los principios fundamentales de la medicina.

¿Cuáles serían los principales beneficios de las terapias alternativas?

Entre los beneficios más relevantes encontramos los siguientes:

  • Eficacia
  • El modelo biopsicosocial
  • Complementariedad

Veamos en detalle cada uno de ellos.

Eficacia

Quienes están a favor de la medicina alternativa argumentan en primer lugar que estos tratamientos son eficaces en la cura o mejoría de numerosos padecimientos.

Si bien se reconoce que muchos resultados pueden estar efectivamente asociados con el efecto placebo, esto se considera igualmente como un beneficio.

Los partidarios de las terapias alternativas recuerdan que el efecto placebo también ocurre en la llamada medicina convencional. A lo que sus detractores responden con razón que los fármacos tradicionales tienen un efecto real. Incluso cuando el paciente desconoce qué tipo de medicamento le aplican.

El modelo biopsicosocial

El Modelo biopsicosocial es un tipo de enfoque que da prioridad a la participación del paciente en su salud y enfermedad. Este modelo proclama que los factores biológicos, psicológicos y sociales, desempeñan un rol significativo en los procesos de enfermedad de una persona. Los partidarios de las terapias alternativas alegan que la medicina convencional excluye al paciente. Y en particular de la toma de decisiones sobre su salud por no estar capacitado para ello. En ese sentido, las terapias alternativas le permitirían al enfermo participar activamente en la toma de decisiones sobre su propia salud.

Los seres humanos estamos reconocidos como seres biopsicosociales. La salud debe entenderse como la combinación de estos factores y no exclusivamente como problema biológico. De ahí que este modelo cobre especial interes en el ámbito de la atención a las personas con discapacidad. También se incluyen los que padecen de enfermedades crónicas y enfermos terminales. En estas circunstancias es donde los pacientes necesitan sentir que tienen control sobre la enfermedad y sobre su propia vida.

Complementariedad

Los partidarios de las terapias alternativas plantean que no existen motivos para que ocurran interferencias entre las terapias alternativa y las convencionales. En la mayoría de los casos se recurre a las alternativas cuando se han agotado las posibilidades de la medicina convencional.

En general, la medicina alternativa ayuda a sobrellevar enfermedades crónicas para las que solo existen cuidados paliativos. Por esta razón las terapias alternativas están asociadas al tratamiento de enfermedades que la medicina convencional no tiene elementos para tratar.

¿Qué terapias se consideran alternativas?

Las consideraciones populares al respecto son muy variadas. Para muchas personas las terapias alternativas van desde la hidroterapia hasta la práctica del yoga. Incluyen la meditación, o el consumo de determinadas drogas.  Pero si nos referimos a las que respetan los criterios tradicionales de terapia la lista se reduce. Las terapias alternativas son fundamentalmente aquellas que están relacionadas con las prácticas de la medicina tradicional y natural. Entre ellas se pueden mencionar a las siguientes:

Acupuntura

Puntos de aplicacion de acupuntura
Una de las practicas ancestrales de las terapias alternativas es la acupuntura

Una técnica que forma parte de la medicina tradicional china. Esta consiste en la inserción y manipulación de agujas en el cuerpo humano. Tiene como propósito restaurar la salud en el paciente.

Hipnosis

Un estado mental o de un grupo de actitudes generadas a través de una disciplina llamada hipnotismo.

Fitoterapia

Es la ciencia del uso extractivo de plantas medicinales.

Quiropráctica

Tipo de medicina alternativa que se ocupa del diagnóstico, tratamiento y prevención de trastornos del sistema neuromusculoesquelético.

La lista sería interminable y aun así deberíamos preguntarnos. ¿Funcionan las terapias alternativas?