5 remedios caseros para los pies ásperos que puedes preparar ahora


¿Tienes los pies ásperos? Las asperezas en los pies son más habituales de lo que piensas, especialmente en épocas extremas del año, como el invierno más frío o si utilizamos calzados inadecuados que no dejes transpirar el piel, que nos rocen en algunas zonas o que simplemente no sean cómodos, todo esto, puede hacer que los pies se agrietan o salgan asperezas. ¿Quieres saber cuáles son los mejores remedios caseros para los pies ásperos? 

Te ofrecemos a continuación una serie de recomendaciones para que puedes preparar remedios naturales en casa con cosas que seguro que tienes a mano, como aspirinas o aceite de oliva, de modo que los ingredientes no sean un problema y que puedas volver a disfrutar de unos pies bonitos, sanos y sin dolor.

¿Te apuntas a realizar estos remedios caseros para los pies ásperos hoy mismo? Toma nota, prueba los diferentes remedios que te proponemos a continuación y quédate con el que mejor te venga, ya sea por lo agradable que te resulte la textura, por la facilidad del preparado o por los objetivos conseguidos.

Otros artículos de interés: Remedios caseros para el pelo seco

5 remedios caseros para los pies ásperos

Vinagre de manzana:

remedios caseros para los pies ásperos Remedios para eliminar verrugas

El vinagre de manzana es una estupenda solución para eliminar las durezas de los pies y conseguir que de nuevo tengan un aspecto sano y estén suaves, libres de asperezas. Para poder aplicarlo bien, lo que tenemos que hacer son los siguientes pasos que te proponemos a continuación.

Por una parte, cogemos un vaso y lo llenamos hasta la mitad más o menos con vinagre de manzana. Luego, cogemos una rebanada de pan, la partimos por la mitad, y esa media rebanada resultante la remojamos bien en el vaso en el que tenemos el vinagre de manzana. Empapamos bien y la aplicamos en el pie, directamente en la zona donde tengamos las asperezas. A continuación, tapamos la zona con un pañito y dejamos que actúe toda la noche.

Al día siguiente, en cuanto nos despertemos, lavamos la zona con agua y jabón, secamos bien para eliminar olores y posibles restos y aplicamos crema humectante relativamente abundante para que penetre bien y ayude a suavizar los pies.

Repite cada día hasta que veas que se han eliminado las asperezas de los pies.

Aspirinas:

adelantar la regla

Para el siguiente de los remedios caseros para los pies ásperos utilizaremos uno de los medicamentos más populares de todos los tiempos: la aspirina. Para ello, cogeremos seis aspirinas, las machamos bien y reservamos. En un vasito pequeñito, añadimos una cucharada de agua y otra cucharada de zumo de limón, removemos y añadimos la mezcla de las aspirinas. Volvemos a remover bien para conseguir una especie de pasta que aplicaremos directamente sobre las zonas del pie que más lo necesiten.

Una vez que la tengamos aplicada, cubrimos con una pequeña toalla para que penetre bien y esperamos aproximadamente media hora antes de enjuagar la zona. Utilizaremos para ello agua templada y pasaremos una lima por los pies para retirar las pieles muertas. Recuerda secar siempre bien los pies para evitar que salgan hongos.

Es recomendable hacer este remedio dos veces a la semana.

Vaselina:

remedios caseros para los talones agrietados

El siguiente de los remedios caseros para los pies ásperos es la vaselina. Antes de utilizarla, seguiremos una rutina de limpieza óptima. Para ello, lavamos los pies simplemente con agua (no utilices jabones en este remedio casero). El agua debe estar templada para facilitar el siguiente paso. Los mantenemos en agua templada unos 5 minutos (puede ser más si estás a gusto y quieres hacerlo así) y a continuación frotamos con una piedra pómez bien para eliminar las células muertas.

Una vez hecho esto, aplica crema hidratante en los pies, solo en la planta, nunca entre los dedos, ya que es una zona más sensible. Por último, en las asperezas aplicamos abundante vaselina y nos ponemos unos calcetines a los que no les tengamos mucho aprecio, ya que se van a pringar bastante con la loción hidratante y la vaselina. Mantenemos así durante toda la noche (cuidado si eres de las personas a las que se les caen los calcetines mientras duermen) y al día siguiente lavamos con agua templada y jabón, nada más despertarnos.

Puedes hacer este remedio todos los días.

Aceite de oliva:

remedios caseros para los pies ásperos

Otro de los mejores ingredientes para los remedios caseros para los pies ásperos es el aceite de oliva. Seguro que tienes en casa, ¿verdad?

Metemos los pies durante un largo rato (15 minutos al menos) en agua templada para esperar a que la piel se reblandezca y se suavice gracias al agua. Al sacarlos seguimos el mismo proceso que ya te hemos recomendado en remedios anteriores: los secamos y los frotamos bien con una piedra pómez. Este paso es casi siempre imprescindible para ayudar a nuestros pies a eliminar las células muertas. Ahora, con ayuda de un algodón bien empapado en aceite de oliva, aplicamos en las zonas ásperas del pie, asegurandonos de tener la suficiente cantidad de producto para que penetre bien durante horas, pero sin que chorree y se desperdicie. Nos ponemos unos calcetines que no se nos caigan por la noche y que no nos importe que se manchen y nos quedamos toda la noche con ellos. Al día siguiente, al levantarnos, nos los quitamos y lavamos bien los pies, con agua y un poquito de jabón suave y secamos bien al terminar.

Haz este truco todos los días para conseguir los mejores resultados.

Miel:

beneficios de la miel antioxidantes

El último de los remedios caseros para los pies ásperos que te proponemos tiene como ingrediente principal la miel. ¿Qué tenemos que hacer? En un vaso, ponemos un par de cucharadas de piel y una cucharadita de azúcar y mezclamos bien. Gracias a esto conseguiremos un exfoliante natural que nos servirá para aplicar en los pies con firmeza. Puedes maximizar sus beneficios utilizando un guante de crin o aplicándolo en la piedra pómez que tanto uso le vamos a dar si solemos tener los pies secos o ásperos.

Después de aplicar el exfoliante con ganas, nos ponemos un poquito de nuestra crema hidratante preferida para pies y dejamos actuar toda la noche para que poco a poco nuestros pies vayan recuperando su suavidad.

Podemos aplicar este remedio dos veces por semana.

Los imprescindibles para tratar los pies ásperos

Si solemos sufrir frecuentemente de asperezas en los pies, es importante que, aparte de tener tus propios remedios caseros para los pies ásperos preferidos, cuentes con una serie de útiles en casa que te van a venir muy bien para usar a diario o, al menos, dos veces en semana. Esto incluye una crema hidratante o loción especial para pies que te funcione bien, una piedra pómez o lima para pies, calcetines suaves que puedas lavar para estos remedios y sobre todo calzado cómodo transpirable para diario. Si te huelen los pies, puedes usar también un desodorante especial para pies, pero trata que sea lo más natural posible ya que cuantos menos químicos utilicemos, mejor.

Con estos útiles, los remedios caseros para los pies ásperos que te hemos dicho anteriormente, buen calzado, una buena rutina y unos buenos baños de pies en agua tibia, conseguirás volver a tener pies sanos y suaves.

Y tú, ¿tienes algún otro consejo que te apetezca recomendarnos?

Sigue leyendo: Remedios caseros para blanquear los dientes