¿Qué es la sexnología? Te contamos sus riesgos y sus beneficios


Tal vez nunca hayas oído esta palabra o quizá ya la practicas y ni siquiera lo sabes. La sexnología está muy presente en nuestros días y, sin embargo, aún puede ser algo tabú. Pero, ¿qué es exactamente? ¿Qué trata de definir este concepto? ¿Cuáles son sus límites? ¿Qué se puede considerar sexnología y qué no? A todas estas preguntas trataremos de dar respuesta en este artículo para que puedas aprender más sobre ella, quedarte con sus beneficios y evitar sus riesgos.

Nada es perfecto, nada es absolutamente bueno y con cero riesgos. La sexnología tampoco. Sin embargo, depende de nosotros en la mayoría de ocasiones que sepamos utilizarla siempre a nuestro favor y que no nos pase factura. Si te interesa este tema (incluso, si has comenzado a leer este artículo sin ni siquiera saber de qué te vamos a hablar), te pedimos que te pongas cómodo, que abras tu mente y que te permitas conocer más sobre la sexnología para que pueda mejorar tu vida. Y no solo hablamos de sexo, también puede mejorar tu mundo interior y tus relaciones con los demás. Suena bien, ¿no crees?

Sigue leyendo: ¿Te duele al practicar sexo? Tienes que leer esto

Qué es la sexnología

En primer lugar, tanto para quienes no sabéis qué significa este concepto como para los que lo tenéis relativamente claro pero os peude surgir alguna duda, déjanos que te definamos brevemente qué es la sexnología. Se trata de la unión de sexo y tecnología. Es una palabra coloquial, no está recogida en la RAE y por tanto ha nacido más como un uso moderno que como una palabra aceptada como tal. Pero esto no le resta valor y es que la sexnología está muy presente en nuestros días.

Se habla de sexnología a la relación entre el sexo de cualquier tipo y la tecnología. Es decir, el uso de juguetes sexuales, incluso el empleo de apps de citas para practicar sexting, ya sea con desconocidos o con tu propia pareja, son algunas de las implicaciones que podrían entrar dentro de este concepto de sexnología que tanto llama la atención en nuestros días, pero que pocas personas pueden saber exactamente qué es. Sin embargo, como todo, tiene sus ventajas y también sus contraindicaciones. Antes de seguir, queremos destacar que, muchas veces, un mal uso de la sexnología está condicionada por algún tipo de carencia o problema existente en la vida de una persona. Podríamos poner el ejemplo del alcohol, para que puedas tener una referencia. ¿Es malo tomar una copa de vino un domingo? No. ¿Es malo tomar una botella entera de vino cada día? Sí. Y practicar esto refleja que hay algún problema en la vida de una persona.

Problemas de cama

Beneficios de la sexnología: un nuevo mundo abierto ante ti

Lo cierto es que los tiempos han cambiado, pero muchas personas podrían pensar que el sexo, al ser un instinto primario e intrínseco, podría considerarse que está fuera de todas las “modernidades” que existen hoy en día y que no existían hace años. Nada más lejos de la realidad. Esto también se ha adaptado a nuestros días y aunque las relaciones como tal sigan siendo como antaño, se pueden incorporar nuevos elementos para un mayor placer.

Por supuesto, hablando de “nuevos placeres” que puede facilitar la tecnología, es inevitable pensar en los juguetes sexuales, ya sea en pareja o en solitario, ofrecen muchos beneficios en el campo del autodescubrimiento y del placer ocasional. Pero, además, otro de los nuevos usos de la sexnología es el de permitir la estimulación incluso a distancia. Hablamos del sexting, una práctica que puede llegar a ser muy arriesgada y que, por tanto, te pedimos que, si te decides a practicarla, lo hagas con cabeza. Por supuesto, nunca nada podrá reemplazar al contacto piel con piel, ninguna pantalla se podrá igualar a esto, pero puede ser una solución intermedia para quienes no disponen de esta posibilidad.

Sus riesgos: no los pierdas de vista

Hacer uso de la sexnología de forma esporádica no supone ningún problema, al contrario, tiene muchos beneficios. Sin embargo, centrar tus relaciones en ella o abusar de la sexnología sí que puede traer ciertos riesgos de los que queremos advertirte para que no caigas en ellos y, sobre todo, para que no te pasen factura en tu vida sexual presente o futura.

Uno de ellos es el acostumbramiento a los juguetes sexuales. Como te decíamos, usarlos de forma ocasional es muy beneficioso, sin embargo, los sexólogos empiezan a alertar acerca de las cada vez más frecuentes visitas a su consulta por problemas funcionales que empiezan a experimentar, tanto hombres como mujeres, al abusar de ellos. Culminar todos los días con un juguete no es bueno. Ten en cuenta que es algo artificial, creado específicamente para esto, y que te puede hacer desvirtuar el sexo tal y como es, con problemas futuros tanto de imaginación como de respuesta del propio cuerpo. Un amante de carne y hueso siempre será mejor, pero no hay que olvidar que el amante a pilas tiene un ritmo y una potencia a la que posiblemente no pueda llegar tu amante, por lo que se pueden producir frustraciones e incluso problemas físicos para llegar a culminar sin la ayuda de un juguete a pilas.

Mejor sexo: cómo hacer sexo oral

La mencionada falta de imaginación también puede pasar mucha factura en las relaciones interpersonales y no solo por el uso de juguetes, también si se utilizan a diario estímulos externos como el porno o las películas eróticas, un contenido que, por otro lado, también tiene sus detractores por no ajustarse a la realidad en la mayoría de ocasiones y provocar también frustraciones en este sentido.

Por supuesto, no podemos terminar este repaso a los riesgos de la sexnología hablando de los riesgos del sexting. ¿Los conoces? Hay que tener mucho cuidado con él ya que nuestro material puede ser filtrado y provocarnos auténticos problemas personales e incluso profesionales. Todo aquello que debería permanecer en la intimidad te pedimos que no lo lances a la red, incluso aunque te parezca muy seguro, ya que en internet no hay nada que esté cien por cien protegido.

Por último, no olvides la importancia de las relaciones personales. Hay quienes, incluso, han relacionado la sexnología con tener un “novio robot” y esto es una auténtica locura. Las máquinas y la tecnología nos pueden ayudar muchísimo, hacernos la vida más cómoda, más feliz e incluso más feliz, pero nunca podrán sustituir a una relación. Y esto es algo que no debes perder de vista. Busca el equilibrio entre todo lo que el mundo te ofrece hoy en día y no te conformes.

Y no te olvides de que, ante cualquier duda o problema que creas que puede surgir, existen especialistas y profesionales que te pueden ayudar, desde tu ginecológico hasta un sexólogo, no tengas miedo ni tabúes para poder llevar un estilo de vida sano y sobre todo sentirte cien por cien a gusto contigo mismo. La sexnología te puede ayudar mucho, sin duda, pero también tiene sus riesgos. Valóralo todo como un conjunto y busca el equilibrio para que te puedas quedar solo con lo mejor de todo lo que la vida te ofrece.

Otros artículos de interés: Descubre más sobre las curiosidades del sexo