Que cenar para adelgazar


Si buscas perder peso y te estás planteando que cenar para adelgazar, vas por el buen camino. La cena es la comida del día que más engorda ya que lo que comemos no lo quemamos y según el tipo de alimento que sea, en lugar de transformarse en energía pasa a ser grasa.

Este fundamento es tan importante que incluso se han creado algunas dietas basadas en él. La más conocida e importante es la Dieta de las 19h, que restringe de manera bastante radical los alimentos que podemos tomar a partir de las 19 horas. Sus ventajas es que únicamente limitan la comida a partir de esa hora y el resto del día tenemos libertad absoluta. Si has comido bien, pasado el tiempo de adaptación no pasarás nada de hambre y tu estómago se irá acostumbrando a cenar cada vez menos. Además, como es una dieta pensada para el medio-largo plazo (lo normal es perder entre 500-1000 gramos por mes) no sufrirás el temido efecto rebote cuando decidas volver a cenar normal. 

Toda la información sobre la Dieta de las 19 horas

Si estás siguiendo alguna dieta como esta o simplemente quieres saber que cenar para adelgazar y sentirte menos pesado por las noches, hoy te vamos a dar algunas ideas que puedes incorporar a tu menú nocturno.

que cenar para adelgazar
Cuida la presentación de tus cenas

Ideas sobre que cenar para adelgazar

Alimentos hipocalóricos:

Lo primero que debes tener en cuenta a la hora de elegir que cenar para adelgazar son las calorías de los alimentos que vayas a consumir. Entre los alimentos hipocalóricos más nutritivos destaca la carne de pavo, las verduras, frutas con bajo nivel de fructosa o los pescados sin grasa (pescado blanco, atún al natural y ciertos pescados azules).

Apuesta todo al verde:

Las ensaladas son una de las mejores cenas. No tienen apenas calorías, puedes añadirle ingredientes variados y la cantidad no está restringida. Prepárate un buen bol de ensalada, añade mucha lechuga (abulta bastante y te hace masticar mucho por lo que tiene efecto saciante) y agrégale tus ingredientes preferidos: tomate, pepino, un poquito de maíz, zanahoria rallada, daditos de pavo, queso blanco… Prohibidos los aliños a base de aceite: si quieres darle un toque de sabor opta por un poquito de vinagre de módena o una salsa casera elaborada a partir de un yogur natural desnatado.

Aunque no sean verdes, las cremas de verduras frías o calientes son otra gran opción.

que cenar para adelgazar
Las ensaladas sin aliñar son la mejor opción para saber que cenar para adelgazar

Los lácteos bajos en grasa, tus mayores aliados:

Queso blanco, un vaso de leche, un yogur natural… Hay mucha variedad, solo debes buscar el distintivo «desnatado» y tendrás una idea muy sana para saber que cenar para adelgazar.

Mil y una formas de hacer un huevo:

El huevo es uno de los ingredientes más completos en la cocina. Aporta proteínas a tu cena gracias a él, pero debes tener en cuenta que no vale cocinarlo de cualquier manera. Aunque está prohibido hacerlo frito, puedes hacer huevo cocido, huevo pasado por agua, huevo a la plancha o tortilla a la francesa. Eso sí, las calorías de su yema son un poco más elevadas que los alimentos que hemos visto anteriormente, por lo que no debes tomarlo más de dos noches por semana.

Engaña a la vista y al paladar:

Si te pones por delante un plato que tenga muy buena pinta, estarás engañando a tu estómago. Cuida la presentación aunque en realidad el plato tenga poco contenido. Por ejemplo, si preparas una ensalada grande, corónala con una pizca de queso mozzarella light fundido.

Alimentos prohibidos en las cenas para adelgazar

que cenar para adelgazar
Di no a los hidratos de carbono por la noche

Además de saber que cenar para adelgazar, también debes conocer lo que NO comer durante la noche. Todo aquello que en general se considera enemigo de las dietas tienen cabida aquí: fritos, precocinados, alimentos ricos en grasa, harinas, dulces, salsas y aceites. Además, también debes evitar los hidratos de carbono: durante el día son imprescindibles, pero al caer la noche cambian su relación con nuestro cuerpo y nos traen más inconvenientes que ventajas.