Ludopatía: qué es, cómo salir de ella y cómo ayudar a otro a superarla


Los problemas económicos son un bache importante en la vida de una persona. Pero, en algunos casos, no vienen por el hecho de no encontrar un trabajo o por haberse hipotecado con algo que a la larga no se puede sostener. Hay muchas personas que han caído en problemas que les han llevado a tener esta falta de dinero. El caso más conocido es el de la ludopatía.

Se suele utilizar esta palabra a la ligera en algunos ámbitos, pero, lo cierto es que la ludopatía es un problema bastante grave que se debe poner solución para evitar que afecte de forma permanente a la vida de una persona o que le conduzca a problemas más complicados de resolver.

Y es que este es uno de los principales alcances de una adicción como la ludopatía: no solo perjudica a una esfera de la vida, si no que puede poner en jaque todo lo demás (trabajo, familia, relaciones personales, pareja, autoestima, incluso conducir a depresión, alcoholismo, drogas, etc.). Por supuesto, cada caso es un mundo, pero, por eso, queremos hablar hoy largo y tendido sobre la ludopatía para que puedas entenderla mejor, saber qué es, cómo salir de ella si eres tú quien la sufre o cómo diagnosticar a otro y ayudarle a abandonar ese camino que no le va a llevar a ningún lugar de agrado.

Sigue leyendo: Adicciones peligrosas para nuestra salud

¿Qué es la ludopatía?

Lo primero para entender este concepto es darle una definición. De un modo breve y resumido, la ludopatía es la adicción al juego. Normalmente, son los juegos de azar los que ocupan el mayor protagonismo (tragaperras, bingo…), pero en los últimos años también se vincula a las apuestas, especialmente las deportivas.

El ludópata experimenta un deseo irrefrenable de jugar, por la adrenalina interior que le supone arriesgar algo a cambio de poner ganar otro algo aún mayor.

cómo superar la ludopatía

La tecnología ha supuesto un paso atrás

La tecnología es una gran aliada en muchos casos, probablemente en la mayor parte de nuestra vida, sin embargo, en algunos temas en concreto ha supuesto un paso atrás. Un ejemplo es el tema que estamos tratando y es que la facilidad con la que se puede acceder a juegos o apuestas desde casa, a cualquier hora del día y sin moverse del sofá, ha supuesto para la mayoría de los ludópatas un escollo aún más difícil de saltar.

Además, también pueden ser más complicadas de diagnosticar al vivir esta situación en soledad y en la confidencia de su hogar, donde nadie puede ver realmente a qué dedica su tiempo.

Por eso, muchas páginas que se dedican a esta tarea abogan por una política de juego seguro para evitar que sus usuarios caigan en un problema de este calibre. Lo más sensato es establecer límites, ya sea por dinero que se puede gastar o por tiempo que se puede permanecer jugando.

Cómo reconocer a un ludópata

Una persona que sufre esta adicción no va a ir a ti a contártelo. No es una cuestión de desconfianza, muchas veces simplemente es por vergüenza o porque ni siquiera él mismo sabe que está en esa situación. Por eso, es interesante que prestes mucha atención a las posibles señales que te pueden alertar acerca de que alguien de tu círculo cercano está sufriendo este problema.

El primer signo y el más evidente es tener problemas económicos. Si alguien, de quien más o menos conoces la situación laboral, empieza a tener este tipo de problemas, tal vez la clave está en que está haciendo una gestión incorrecta de dinero o que está derrochando en cosas como problemas de juego. Ten en cuenta que es un tema bastante sensible y que si le preguntas a bocajarro probablemente te responda que no tiene que darte explicaciones y que con su dinero hace lo que quiere, por eso debes ser bastante cuidadoso con este asunto.

Otro signo es mostrar nerviosismo e irritabilidad sin motivo aparente. Si le coges en mentiras casi continuas, la mayoría de ellas enfocadas a tapar su adicción, es posible que este problema sí esté presente.

Pero, en caso de que quieras hacer una autocrítica y quieras valorar si tú mismo puedes estar sufriéndolo, solo tienes que mirar tus pensamientos y actitudes. ¿Piensas continuamente en jugar y la mayoría de tus estímulos responden a un momento en el que jugabas o ganaste? ¿Has intentado, de forma fallida, dejar de jugar en varias ocasiones? ¿Sueles apostar solo con la intención de recuperar lo perdido? ¿Has notado que muchas veces jugar o apostar ya no te produce satisfacción, sino que lo haces casi de forma autómata o por evitar sensaciones desagradables si no lo haces?

Con estas preguntas te puedes hacer una idea bastante certera de lo que implica ser víctima de una ludopatía.

cómo superar la ludopatía

Cómo salir de la ludopatía

Respuesta corta: busca ayuda. Esto es lo que necesitas, aunque no quieras reconocerlo. Cuando existe un problema de este calibre no pasa nada por reconocer que tú solo no puedes con ello y necesitas apoyarte en alguien. Esta ayuda puede venir de un amigo o familiar, pero en ocasiones no es lo que necesitas y, llegados a este punto, tienes que ser lo más justo contigo mismo y saber qué te viene mejor.

A veces los amigos y familiares no saben cómo ayudarnos y por el grado de confianza pueden entorpecer aún más, por lo que la figura del psicólogo es super importante. Es probablemente la persona que más te va a ayudar a superar una adicción, no temas en acudir a su consulta y exponer tu problema para, juntos, encontrar el mejor camino.

Por supuesto, puedes hacer otras cosas complementarias para superar tu adicción. Los ya mencionados límites de juego son una herramienta imprescindible. Cada vez que te registres en un nuevo salón de juegos (físico u online), mira la política que siguen al respecto y establece los límites que tú creas que te puedes permitir. Ponlos en un momento en que te encuentres sereno.

Busca distracciones. Buscar un nuevo hobbie, como montar en bicicleta, escribir una novela o ir de viaje a visitar a amigos y familiares te mantendrá distraído. La clave es que, poco a poco, vayas reduciendo la cantidad de horas que piensas en jugar y descubras que el dinero se puede dedicar a otras cosas mucho más placenteras y sin riesgo.

Escribe cómo te sientes. Cuando sientas que estás deprimido o con ira por el juego, coge un papel y un boli y empieza a escribir lo primero que te venga a la mente: cómo te sientes, por qué te sientes así y cómo estarías mejor. Déjalo a mano y, cuando ya te encuentres bien, léelo en voz alta (aunque estés solo). Esto te va a ayudar a ver cómo te ven los demás desde fuera. Puede ser duro, pero es importante que seas consciente de lo que realmente te sucede para que seas capaz de decir un hasta aquí rotundo y puedas recuperar la maravillosa vida que tenías antes de que el juego entrase en tu vida.

Sé flexible contigo mismo, pero ve dando pasos hacia adelante, busca ayuda y trata de tener fuerza de voluntad. ¡Puedes superarlo!

Otros artículos de interés: Cómo superar la ludopatía o adicción al juego si tienes un problema