Levadura de cerveza, un rico y desconocido suplemento


La cerveza se ha convertido en el acompañante perfecto de multitud de comidas y reuniones, una bebida fría y con un característico sabor amargo, que siempre que se tome con moderación puede ser beneficiosa para el organismo. Pero para que llegue a nuestra jarra fría, antes ha tenido que pasar por un proceso de fermentación de cereales y levadura. Sin embargo, la cerveza puede tener muchos más usos que calmar nuestra sed.

La levadura de cerveza surge por la descomposición del gluten de la cebada durante el proceso de fermentación. La levadura de cerveza contiene una variedad de nutrientes muy importantes para nuestro organismo y ofrece una serie de beneficios para la salud. Por ejemplo, tiene un alto nivel de proteínas, sirve para mejorar nuestra piel, regula los niveles de azúcar o funciona como complemento nutricional en dietas vegetarianas.

Motivos más que suficientes para incorporarla en nuestra dieta, ya que cualquiera puede tomarla (niños o adultos), no tiene gluten  y se presenta en diferentes formatos (comprimidos o en escamas). Aunque como todo, también presenta algunas incompatibilidades.

Complemento nutricional
La levadura de cerveza se desmenuza en copos para su consumo, aunque también se puede adquirir en comprimidos

Principales beneficios

En Alimentos Ricos hemos seleccionado algunos de los principales beneficios de los muchos que incluye la levadura de cerveza para que te decidas a incorporarlo en tu dieta habitual.

Ayuda digestiva

Los nutrientes que se encuentran en la levadura de cerveza ayuda a la realización de la digestión, ya que contienen bacterias probióticas. Además, permite activar ciertas enzimas para prevenir o aliviar los problemas digestivos como la diarrea. Contiene un oligoelemento muy importante, el selenio, un antioxidante para el cuerpo que permite fortalecer el paredes del intestino.

Regulación del azúcar

Un complemento alimenticio ideal para los diabéticos al incluir el cromo entre sus nutrientes. Ayuda a mantener los niveles de glucosa en la sangre así como la tolerancia de la misma, por lo que incide en la reducción de la cantidad de insulina.

Complemento en dietas

Las vitaminas del grupo B presentes en las carnes y pescado, también se presentan en la levadura de cerveza, siendo perfectas para incluirlas en dietas vegetarianas y como un aliado para afecciones cutáneas como el acné. Suele utilizarse también como suplemento para superar anemias gracias a su alta concentración de hierro, así como por deportistas por las ricas proteínas vegetales.

Perfecto para el cabello y las uñas

Gracias a las vitaminas del grupo B y minerales como calcio, cromo y hierro, permite mejorar la producción de queratina en nuestro organismo. De esta manera, se convierte en un aliado contra la caída del cabello, dándole un aspecto más sano y brillante. Por si fuera poco nuestras uñas también se benefician con un mayor crecimiento y resistencia.

Sistema nervioso

Afecta notablemente al funcionamiento del sistema nervioso, los efectos del temido estrés y mejorando estados como el insomnio o la depresión. De manera que está indicado para estudiantes o personas con un trabajo duro permitiendo un rendimiento extra.

Reduce el colesterol

Por la acción de sus componentes aumentan los niveles de producción de colesterol HDL (o bueno), y se favorece la asimilación del mismo; lo que lleva a una disminución del colesterol LDL (o malo). Los ácidos linoleico y oleico, actúan favoreciendo el sistema circulatorio.

Inconvenientes de la levadura de cerveza

Como contraindicaciones, hay que restringir su consumo para aquellas personas que padezca de gota, ya que puede ser dañino por tener ácido nucleico entre sus componentes. Además, ha habido casos de reacciones alérgicas que se pueden presentar de forma respiratoria o de rojeces cutáneas, sin olvidar que está contraindicada en caso de colitis ulcerosa o infecciones producidas por hongos. Aunque lo más común es que pueda producir hinchazón abdominal o incluso flatulencias, así que siempre habrá que tomar las dosis recomendadas.

Formas de tomarlo

Como hemos indicado, la levadura de cerveza la podemos adquirir en diferentes formatos. Quizás los copos no puedan ser agradables al paladar de todos por su sabor o textura, pero puede mejorar si lo tomamos junto con zumos, yogures o batidos, enriqueciendo nutricionalmente estos alimentos y casi sin apreciarlo. Las dosis varían en función del consumidor, pero se aconsejan dos o tres cucharadas diarias esparcidas entre las diferentes comidas. En el caso de optar por lo comprimidos, rondarán los seis comprimidos, aunque siempre habrá que seguir las indicaciones recomendadas en el prospecto.