Hemorroides, molestas pero no son graves


Las hemorroides también conocidas como almorranas, son várices que se producen en la parte inferior del recto o en el ano, donde existen como pequeños cojines con gran irrigación y se inflaman y producen molestias al defecar.

De acuerdo a su localización pueden ser internas o externas. Las internas se localizan dentro del ano en la región del recto, por su parte las externas se localizan en el ano.

En ambos casos se pueden producir sangramientos, prolapsos y dolor cuando defeca. La severidad de los síntomas está determinada por la localización y la extensión de la zona afectada, pero lo más común es que se presenten crisis hemorroidales que se alternen con periodos de calma.

Causas de las hemorroides

La mayoría de las veces las hemorroides se producen como consecuencia de un aumento de presión sobre el extremo más externo del recto. Situaciones como estas pueden ser consecuencia de heces muy duras y de estreñimiento.

También son comunes durante el embarazo y el parto. En personas que permanecen mucho rato sentadas y puede estar relacionada con una afectación del hígado, llamada cirrosis hepática.

Consumir vegetales ayuda a evitar el estreñimiento y es una buena medida para la prevención de las hemorroides
El consumo elevado de fibras aportadas por los vegetales ayuda a mejorar las hemorroides

Manifestaciones clínicas de las hemorroides

Las hemorroides causan molestias cuando se inflaman e irritan, produciendo una sensación dolorosa. En ocasiones se producen pequeñas rupturas causando aún más malestar y molestias más agudas al defecar y al estar sentado.

El dolor intenso solo se produce como consecuencia de un coágulo de sangre, en este caso se trata de una hemorroide trombosada. En otras ocasiones puede salir sangre roja brillante en las heces, en el propio inodoro o al limpiarse.

Prevención de las hemorroides

La salud está muy asociada al estilo de vida y los hábitos saludables están asociados también con la prevención de las hemorroides.

Cambios en la alimentación

Consumir alimentos altos en fibras

Aumentando el consumo de fibras, se facilita la defecación y ejercen menos presión sobre el ano. Entre los que más fibras aportan se destacan los granos, las frutas, los alimentos enriquecidos con salvado y las verduras.

Entre las frutas destacan por su alto aporte de sustancias que favorecen la circulación y reducen el estreñimiento, las cerezas, las zarzamoras, los arándanos, el melón de Castilla, el jugo de granada, las bananas, las naranjas y la papaya.

La cantidad de fibra que se debería consumir por día para impedir el estreñimiento es de 25 gramos para la mujer y 38 gramos para el hombre.

Evite alimentos picantes e irritantes

Debe de evitar el consumo excesivo de café, de alcohol, de chile picante, productos de origen animal y carnes rojas.

Ingerir al menos 2 litros de agua al día

El agua facilita que sus heces sean más blandas y por tanto ejercerán menos presión sobre el recto y el ano.

Evitar el sedentarismo

Si usted debe permanecer sentado mucho tiempo, cada hora debe caminar y estar de pie al menos 5 minutos. La práctica de una actividad física de forma sistemática activa la circulación y mejora la irrigación de sangre.

Establezca un horario estable para defecar

No espere a sentir la inminencia de ir al baño, establezca un horario regular y no permanezca sentado en el inodoro más allá del tiempo necesario para realizar su defecación.

Diagnóstico y tratamiento de las hemorroides

Si las hemorroides son externas pueden ser diagnosticadas con un simple examen clínico de la región anal, pero si son internas se debe proceder a la observación de la parte interior del recto mediante una rectoscopia o anoscopia.

La presencia de sangre en las heces fecales es otra señal que evidencia la presencia de almorranas. Por lo general en este caso se trata de sangre roja fresca.

Tratamiento de las hemorroides

Si con las medidas preventivas y los remedios caseros el malestar de sus hemorroides no mejora, puede necesitar una crema con anestésico local o algún antiinflamatorio de acción local. Ambas se pueden obtener en la farmacia sin prescripción.

Si tiene sangramiento frecuente, dolor agudo o prolapso debe acudir a visitar a su médico y podría ser necesario emplear algunos procedimientos quirúrgicos para la eliminación de las hemorroides.

Pero además de todo lo anterior, hay numerosos remedios naturales que te pueden ayudar a eliminar o disminuir la frecuencia de las crisis de dolor de las hemorroides, sobre eso te comentaremos en los próximos días.