Cómo hacer la lista de la compra y además ahorrar tiempo y dinero


La lista de la compra es sin duda alguna uno de esos asuntos pendientes que tenemos la mayoría. Y es que, por mucho que vayamos al supermercado con una lista hecha, casi siempre optamos por ir echando en el carrito lo primero que vemos. Esto nos lleva, sin quererlo, a tener un descontrol entre lo que compramos, el dinero que gastamos al mes en comida y el no saber nunca lo que tenemos en la despensa o en el frigorífico.

En esta ocasión os vamos a explicar cómo hacer la lista de la compra, ya sea mensual o semanal, para que así puedas organizar mejor tanto tu tiempo como tu dinero. Ya verás como a lo largo del mes notas el cambio.

10 alimentos que no pueden faltar en tu menú

Básicos y no básico

Lo más importante de cómo hacer la lista de la compra no consiste simplemente en anotar los productos que se te vengan a la mente, sino de organizar tu despensa en productos básicos y no básicos. Por supuesto, los productos serán distintos en cada casa, por lo que debes dedicar unos minutos a conocer cuáles son los alimentos que nunca deben faltar en tu cocina.

Hay productos comunes a todas las casas como el aceite y la sal. Y existen otros productos que son básicos pero que tienen sus variantes, por ejemplo el azúcar puede ser edulcorante o el café puede ser cacao o té o los tres. Aquí os dejamos una pequeña lista de cosas que creemos son básicas para todo hogar que quiera llevar una alimentación saludable:

  • Aceite.
  • Sal.
  • Café, té, cacao o similares.
  • Legumbres: en este caso los más básicos son las lentejas y los garbanzos, pero cada una de vosotras puede elegir sus favoritos.
  • Leche, si la tomáis.
  • Cebollas.
  • Ajos.
  • Patatas.
  • Huevos.
  • Fruta.
  • Verdura.
  • Especias.
  • Pan, cereales y demás variantes.

Por supuesto puede haber más básicos o incluso menos, por eso es importante que le dediques tu tiempo a conocer cuáles son los que nunca deben faltar en tu casa.

Los alimentos básicos son los comunes a todas las casas, aunque pueden tener variaciones.
Para saber cómo hacer la lista de la compra debes distinguir entre básicos y no básicos.

Una vez que tienes tu lista de básicos, piensa en ella como algo que siempre debe estar presente en tu cocina. Puedes usar una libreta, una pizarra o simplemente una nota en la nevera para ir apuntando en ella los básicos que se vayan gastando. Es muy importante que cuando vaya quedando poco los anotes, ya que así ahorras tiempo en revisar que queda de todo cuando vayas a hacer la lista de la compra.

En cuanto a los productos no básicos, estamos hablando de aquellos productos que van a variar en función de la comida que vayas a preparar. Por ejemplo si vas a preparar algo más especial como salmón, este pescado irá en la lista de alimentos no básicos.

El menú semanal como tu gran aliado

Cuando os preguntáis cómo hacer la lista de la compra, lo primero que tenéis que saber es qué vais a comer. Por eso nosotros os recomendamos que antes de hacer la lista, os organicéis un menú semanal o mensual para saber qué es lo que necesitáis comprar.

Si estás siguiendo una dieta, este paso es mucho más fácil por que ya tienes tu menú preparado. Pero si no sigues ninguna, os voy a dar unos pasos o ideas a seguir para planificar vuestras comidas.

  1. Anota dos días de comidas a base de legumbres.
  2. Un día de pescado y otro día de carne.
  3. Puedes añadir un día de pasta.
  4. Dos días a base de verduras y hortalizas.

Siguiendo estos pasos, lo único que debes hacer es buscar las recetas que más te gusten y anotar en tu menú semanal lo que vas a preparar cada día. Si estás falta de ideas, necesitas inspiración o sabes lo que quieres de comer pero no sabes cómo hacerlo, date una vuelta por nuestra sección de recetas saludables y ¡comienza a coger ideas!

Crea un menú semanal y fíjate un presupuesto.
Tener un menú semanal nos ayudará a saber cómo hacer la lista de la compra

Cómo hacer la lista de la compra.

Una vez que tienes preparado tu menú semanal y tu lista de alimentos básicos todo se vuelve mucho más fácil, ya que lo único que necesitas es mirar esas recetas y ver lo que te falta en la cocina.

La lista de la compra puedes llevarla en papel y bolígrafo para ir tachando lo que ya hayas echado en el carro o bien llevarla en el móvil; pero nunca intentes llevarla de cabeza porque seguro que algo se olvida y al final también caemos en cosas innecesarias. Cíñete a la lista que llevas en las manos y obvia cualquier tentación: esto es lo que hará que ahorres de verdad.

Cambios de última hora

Cómo hacer la lista de la compra no es una ciencia exacta, de echo tiene muchísimas variaciones que vas a ir notando a medida que vayas haciendo listas. Es por eso que para que estos cambios no nos alteren todo el menú semanal o nos trastoquen todos los pasos que hemos seguido con anterioridad, es muy importante que te fijes un presupuesto semanal o mensual y que intentes por todos los medios no salirte de él.

Uno de estos cambios de los que hablamos tiene que ver en parte con este presupuesto. Un ejemplo claro es que vas a comprar un pescado específico para comer y para tu sorpresa su precio está por las nubes. Que no cunda el pánico. En este caso, busca un pesado similar como alternativa a tu primera opción y sigue con la misma receta sólo que cambiando de pescado, es decir, si era pescado azul compra otro pescado azul, o si era carne roja busca otro tipo de carne roja que esté más barata.

Estos cambios en la lista son normales
Cómo hacer la lista de la compra no es una ciencia exacta,busca siempre las mejores ofertas.

Puede ocurrir también que no encuentres otra alternativa más barata o que simplemente el productos que estás buscando no esté disponible, por ejemplo buscas lentejas y en ese momento no hay; bien, para casos como este viene muy bien tener recetas de urgencia que nos saquen del paso.

Otro de los cambios de última hora que puedes encontrar es el caso contrario al que hemos mencionado antes: que vayas a por un producto pero haya otro que esté increíblemente rebajado. No te lo pienses, busca siempre las ofertas, los productos con mejor precio y si debes cambiar el menú de ese día no tengas miedo en hacerlo.

Al principio, por supuesto, todos estos pasos y recomendaciones te costarán más de lo que crees; sobre todo si hay cambios de última hora. Pero cómo hacer la lista de la compra, saber qué comprar y beneficiarte ahorrando se irá haciendo mes a mes mucho más fácil y sencillo.

Anímate a intentarlo ya que los beneficios son muy buenos: ahorras dinero, tiempo, comerás de forma saludable y nunca faltará nada en tu nevera. ¡Todo ventajas!