Causas de la depresión y soluciones para salir de ella


La depresión es algo de lo que todos hemos oído hablar pero que, afortunadamente, no todos hemos padecido. Sin embargo, nadie está exento. Por muy fuerte que te creas mentalmente, en cualquier momento puede haber algo que tambalee tus cimientos y te haga caer en un estado que, te lo aseguramos, no querrías haber conocido. Si crees que has caído en ella, hoy te contamos cuáles son algunas de las posibles causas de la depresión y cómo puedes actuar para librarte de ella y recuperar aquello que un día fuiste.

Es importante que tengas en cuenta dos cosas: si quieres, puedes salir, y que la ayuda profesional es imprescindible para conseguir el objetivo de recuperar tu salud mental. Si te rompieras una rodilla, irías al médico, ¿vale? En estos casos ocurre lo mismo.

Otros artículos de interés: Cómo conseguir reducir la ansiedaD

Depresión
Si no te sientes con ganas de nada, es posible que la depresión clínica haya tocado a tu puerta

¿Qué es la depresión?

La depresión clínica está considerada como una enfermedad grave que nos llega a afectar física y psicológicamente. Con ella, experimentamos apatía, cansancio, desgana, falta de interés por todo (incluso por aquellas actividades que nos gustan), soledad, insomnio, falta de concentración, tristeza, etc.

Quienes nunca lo han padecido pueden pensar que es tan simple como tratar de animarse, pero lo cierto es que cuando no se trata de una tristeza pasajera, no es tan fácil. Pero debemos tener en cuenta que la depresión se puede curar, solo necesitamos buscar ayuda.

Al contrario de lo que se piensa, cualquier persona puede sufrir depresión. Da igual la raza, la condición social o el nivel económico, incluso la edad.

cómo olvidar un amor Blue Monday
Ignorar el problema no lo solucionará

Causas de la depresión

Lo primero que debemos hacer es identificar las causas de la depresión. Aunque cada persona es un mundo, las más habituales son:

Causas sentimentales tras un suceso importante:

La muerte de un ser querido, un fracaso sentimental, una decepción a cualquier nivel o incluso la pérdida del trabajo nos pueden llevar a sufrir una depresión clínica que, como ya hemos comentado, va más allá de una tristeza temporal.

Cuando un suceso nos marca tanto, hasta el punto de caer en una depresión, no sirven de nada las justificaciones que nos queramos dar ni los intentos torpes de olvidarnos de ello, porque el pasado es algo que no se puede cambiar.

En este caso, la terapia y la medicación nos ayudarán a ir saliendo poco a poco, aprender a dejar ir, cambiar nuestro modo de ver la vida y seguir adelante.

Baja percepción de nosotros mismos:

Una persona con baja autoestima será más vulnerable a la hora de caer en una depresión clínica. Sentir que no somos útiles, que no sabemos hacer aquello que debemos o que no somos la persona que nos gustaría ser pueden condicionarnos bastante, hasta el punto de vernos cara a cara con la depresión.

En este caso, si estas son tus causas de la depresión, el apoyo de quienes nos quieren y una terapia psicológica pueden ayudarnos, en primera instancia, a salir de ahí.

Factores biológicos:

Llámalo química o biología, pero hay ciertos factores que nos van a hacer caer en una depresión, incluso si no hay causas aparentes en nuestra vida para ello. Puede ser el uso de algunos medicamentos, la falta de sustancias como serotonina o triptófano, por ejemplo. En este caso, siempre será un médico quien pueda evaluar y determinar si nos falta algo en este sentido y darnos el tratamiento más adecuado para reponernos biológicamente.

causas de la depresión Aminoácidos depresión duelo patológico
La depresión nos puede tocar a todos, aunque no tengamos antecedentes o pensemos que somos mentalmente fuertes

Cómo superar una depresión clínica

No va a ser fácil, pero sin ninguna duda tampoco es imposible. El primer paso es reconocerte a ti mismo que tienes una depresión y ponerle remedio. ¿Cómo? Acudiendo a un profesional. Es cierto que nos cuesta mucho decidir que necesitamos ayuda médica cuando se trata de algo psicológico porque, al no ser nada tangible, pensamos que “ya se pasará”, “que no va a servir de nada” o que “lo único que va a hacer es hablar conmigo, para eso tengo a mis amigos”. Nada más lejos de la realidad: el profesional sabrá darte las herramientas necesarias para conseguir salir de este bache, a veces con terapia (la cognitiva suele ser la más eficaz) o a veces con medicación. Sea como sea, es un paso que no te puedes saltar. Se estima que un 80% de las personas consiguen superar la depresión gracias a ayuda profesional.

Por otro lado, tú, en tu día a día, puedes hacer también pequeños gestos que te ayuden a salir del bache. No te quedes en la cama todo el día ni dejes de ir al trabajo, por mucho que te apetezca o por mucho que notes que te faltan las energías. La depresión es una espiral que te va consumiendo y tu fuerza de voluntad para no regodearte en ella es un paso que tampoco puedes saltarte. Aunque no te motive nada salir a caminar, hacer ejercicio o incluso quedar con amigos, hazlo. Hazlo sin ganas y poco a poco irás saliendo.

Los medicamentos conocidos como antidepresivos van a ser imprescindibles en algunos casos, pero recuerda que debe ser un médico quien te los recete. No tengas miedo a que te creen dependencia, como decimos, el profesional sabrá cuál necesitas. Estos medicamentos lo que harán será reestablecer el equilibrio químico de tu cerebro. Como efectos notables, verás que tu estado de ánimo mejora y que consigues estar más descansado y dormir mejor. Eso sí, ten en cuenta que su efecto no es inmediato y que necesitarás pasar varias semanas con ellos. El fin del tratamiento también lo determinará el doctor, no cortes la medicación por tu cuenta.

Y también, por supuesto, pide ayuda en tu entorno. No te decimos que vayas pregonando tus problemas, pero seguro que hay un familiar o un amigo que te puede ayudar a salir del bache, interesándose por ti, escuchándote o incluso acompañándote a las terapias.

¿Y si nada mejora?

Síntomas para aliviar la ansiedad y la depresión
Sal ahí fuera, cuélgate la mochila y camina. Aunque no te apetezca.

Sobre todo, no te rindas. Las causas de la depresión son muy variadas y complejas, por lo que debes saber que no saldrás de ella de un día para otro, pero que al final saldrás. Lo importante es no darte por vencido, nunca, bajo ningún concepto. Pelea, lucha para que esto no pueda contigo, pero no lo hagas solo. Como decimos, tu entorno y sobre todo un profesional te van a ayudar con esto. También puede ser buena idea que acudas a un grupo de terapia para poner en común tu caso con otras personas que estén atravesando algo similar.

Date tiempo, cuida tu salud haciendo ejercicio, descansando y comiendo sano y sobre todo no dejes de hacer aquello que te gusta. Aunque no te apetezca y sientas que no te reporta nada, en el fondo, todo esto está trabajando en tu mente en un segundo plano y te van a llevar a la salida tarde o temprano.

Y recuerda que sean cuales sean las causas de la depresión clínica, esta es una enfermedad grave, por lo que no puedes ni debes restarle importancia.

Sigue leyendo: Diferencias entre la ansiedad y la depresión