Beneficios y riesgos de la mamografía


Pocos temas médicos han generado tanta controversia como la pregunta de si se debe o no recomendar que las mujeres se hagan una mamografía de forma regular.

El uso de la mamografía ha aumentado rápidamente durante la última década. La justificación para realizar los exámenes de mamografía radica en explotar el potencial beneficio en detectar cáncer de mama en una temprana etapa y reducir de esta forma la mortalidad por esta causa.

Sin embargo, este beneficio debe ser sopesado contra el riesgo potencial, también presente, que se encuentra asociado con que se desarrollen procesos de carcinogénesis como consecuencia de los efectos de la radiación, aunque también influyen otros aspectos, como son los costos económicos, entre otros factores.

No resulta fácil tomar una decisión al respecto.

Al hacer regularmente la mamografía se puede detectar el cáncer de mama en una temprana etapa y reducir de esta forma la mortalidad por esta causa
Los exámenes de mamografía brindan el potencial beneficio en detectar cáncer de mama en una temprana etapa y reducir de esta forma la mortalidad por esta causa.

¿Se debe o no hacer la mamografía? ¿Cuándo hacerla?

Decidir si se debe hacer cuando se puede evitar en función del tiempo que la mujer este afectada por cáncer de mama es la crucial consideración.

Y esto, por supuesto es dependiente del grado de compromiso y del nivel de afectación. Si es una lesión cancerosa que se ha detectado tempranamente es totalmente valido el hacer la mamografía debido a que contando con el factor tiempo a favor de la paciente la supervivencia es altísima.

Si no se contara con alternativas terapéuticas debido al grado de compromiso por la extensión y diseminación de la lesión, se debe considerar la necesidad de someter a la paciente al riesgo de recibir tan alta dosis de radiaciones consecuencia de hacer una mamografía.

A merced de la enfermedad, su tratamiento, y métodos de detección, puede haber una ventana de oportunidades entre estos extremos. La mamografía es beneficiosa cuando existe una temprana detección y el subsiguiente y oportuno tratamiento factible establecer durante la fase preclínica de la enfermedad que atrasaría su progreso mucho más allá de su fase clínica.

riesgos mamografia
La mamografía se realiza en poco tiempo y nos puede salvar la vida

Hasta la fecha la mayoría de publicaciones han usado para evaluar su impacto, factores de riesgo de la radiación y los datos de estudios que fueron publicados durante una década atrás, que ahora han sido reemplazados por los resultados de nuevos estudios epidemiológicos realizados en fechas más recientes.

La convención que se desarrolló sobre el consenso de cuando hacer la mamografía presentó datos demostrando que los cánceres detectados por la mamografía tienen prognosis muchos mejores frente a los cánceres detectados de otra manera. Esta observación era la esperada y es obviamente correcta, pero es irrelevante cuando se trata de la evaluación de los beneficios de haber hecho la mamografía. Y es que ciertamente, es altamente probable que se encuentren algunas lesiones que nunca se manifestarían clínicamente.

En esta consideración se pone en evidencia que el riesgo de la exposición a las radiaciones que conlleva hacer una mamografía es mucho menor que lo que se ha considerado. Al punto que resultados experimentales han demostrado que la dosis de radiaciones recibida durante una mamografía resulta sobreestimada en el orden de un 20 al 30 por ciento.

mamografia
Antes de decidirte a realizar una mamografía, autoexplórate

Los nuevos elementos documentan que para una mujer que comience a practicar los despistajes sistemáticos mediante la mamografía a partir de los 50 años continuando hasta la edad de 75, el beneficio excede al riesgo de radiación por un factor de casi 100. Incluso para una mujer que empieza a la edad de 35 y continúa hasta la edad 75, el beneficio de mortalidad reducida es proyectado para exceder el riesgo de radiación por un factor de más de 25.

De hecho la Sociedad Americana de Cáncer (The American Cancer Society) recomienda que las mujeres con riesgo promedio de padecer de cáncer de mama y 40 años de edad se hagan una mamografía anual, al igual que todas aquellas mayores de 50 años.