Babesiosis, una enfermedad que puede ser leve o muy severa


La babesiosis es una enfermedad trasmitida por la garrapata y las personas en ocasiones ni siquiera se percatan que la padecen. Aun así, no es una enfermedad frecuente.

Si te interesa el tema, puedes leer: ¿Qué enfermedades pueden transmitir las garrapatas en España?

Cuando se presenta, las afecciones pueden ir de simples a graves, según esté comprometida la salud del paciente. No se desarrollará de la misma forma en una persona sana que en una persona de edad avanzada, o que presente un sistema inmune comprometido, en especial en aquellas que padecen cáncer, o a las que se les ha extirpado el bazo.

Glóbulos rojos afectados por babesia
La babesia produce alteraciones en los glóbulos rojos que se manifiestan en forma de Cruz de Malta, su presencia confirma el diagnóstico de esta afección

¿Qué es la babesiosis?

La babesiosis es producida por un parásito que afecta las células rojas. En Europa es transmitido por la picadura de garrapatas Ixodes ricinus y fundamentalmente causada por Babesia divergens. En España es una enfermedad muy poco frecuente.  Por su parte en los  Estados Unidos de América está asociado a Babesia microtii transmitida por Ixodes scapularis o garrapata de los venados.

La babesia puede ser transmitida mediante las transfusiones sanguíneas aunque esta vía es mucho menos frecuente. También se puede transmitir por vía congénita.

La babesiosis cuando es transmitida mediante la picada de garrapatas, se  presenta con mayor frecuencia desde el final de la primavera a principios del  otoño. Su periodo de incubación fluctúa entre 1 y 9 semanas.

Las personas que se encuentran predispuestas a padecer esta enfermedad, son aquellas que pasan mucho tiempo en espacios abiertos como los senderistas, y donde hay animales que las tienen.

El parásito babesia, que provoca la enfermedad, se transmite cuando la garrapata se encuentra en su etapa de ninfa, como en este estadio su tamaño es tan pequeño será muy difícil de detectar visualmente. Estas garrapatas tienen su hábitat en la parte superior de las plantas, y pueden adherirse a la piel de los animales de compañía si estos las rozan, o a las personas.

Estadios del desarrollo de las garrapatas
La garrapata pasa por diferentes estadíos y en la fase de ninfas es que más frecuentemente pueden transmitir la babesiosis

Pueden subir a cualquier zona del cuerpo, o la ropa durante horas, antes de adherirse a la piel. Prefieren las zonas más húmedas del cuerpo, como las axilas, el cabello o la ingle.Una garrapata infectada tarda de 36 a 48 horas antes de transmitir el parásito babesia.

¿Cuáles son los síntomas de la babesiosis?

Las personas enfermas de babesiosis pueden presentar desde un cuadro totalmente asintomático, hasta uno muy severo, con fallo multiórganos y muerte. Estos casos se presentan cuando hay deterioro del sistema inmunológico, edad avanzada o ausencia de bazo.

El cuadro clínico de la enfermedad se asemeja a síntomas de la gripe, como fiebre, sudoración, dolores articulares y musculares, cansancio general, escalofríos, dolor de cabeza, pérdida de apetito y náuseas. En ocasiones puede acompañarse de síntomas gastrointestinales como dolor abdominal y vómitos.

Puede también presentarse orinas oscuras y menos frecuentemente tos, depresión, fotofobia, enrojecimiento de las conjuntivas y color amarillento. Al examen clínico se puede detectar inflamación moderada del hígado y del bazo.

En las personas saludables o los jóvenes, la infección por babesia no es grave. No obstante, existen casos determinados donde puede presentarse con una alta morbilidad y mortalidad, sobre todo en personas que tienen edad avanzada, o aquellas que padecen de enfermedades crónicas del hígado o los riñones.

En los casos severos, se manifiesta una marcada disminución de la cantidad de plaquetas circulantes en el torrente sanguíneo, se produce una coagulación dentro de los vasos sanguíneos, inestabilidad en la dinámica sanguínea, afecciones respiratorias, fallo renal y compromiso hepático. Se puede alterar el estado mental y puede llegar a comprometer la vida del paciente.

¿Cómo se puede confirmar el diagnóstico de la enfermedad?

Si la persona acude al médico con síntomas de anemia hemolítica, fiebre, y ha sido mordido por una garrapata, la babesiosis es la opción más probable.

Para su confirmación definitiva el facultativo indicará una serie de exámenes sanguíneos. Entre ellos: serología, recuento de plaquetas y un hemograma.  Entre los resultados que ayudan a comprobar el diagnóstico es un descenso del hematocrito debido a una anemia hemolítica. Puede haber una caída en las plaquetas y valores elevados de creatina en el suero sanguíneo y las enzimas hepáticas.

El diagnóstico se confirma:

  • Si en el examen seriado de extensión y tinción de sangre periférica aparecen imágenes en forma de «Cruz de Malta», es prueba suficiente de la presencia de la babesiosis.
  • Cuando la Reacción en cadena de la polimerasa (PCR) da positiva y permite identificar la especie de babesia. Es de gran utilidad al inicio de la clínica o cuando hay bajo nivel de infestación.
  • Mediante el aislamiento en sangre del parásito como tal.

Esta enfermedad provoca lesiones significativas en los órganos vitales, corazón, pulmón, bazo, hígado, y todo el aparato digestivo. Mientras más rápida sea diagnosticada menos riesgos tendrá la persona de sufrir complicaciones.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento para la babesiosis?

Cuando la persona afectada de babesiosis no tiene manifestaciones clínicas el médico puede no emplear medicamentos, pero si la parasitemia se mantiene por más de tres meses puede requerir tratamiento. De igual forma los pacientes con factores de riesgo deben ser tratados.

Los tratamientos recomendados se basan en una combinación de dos medicamentos la atovacuona y la azitromicina durante 7 a 10 días. Para las infecciones más severas se aconseja el uso de la quinina y clindamicina. Por lo general este antibiótico se emplea por vía intravenosa. Pueden ser requeridas transfusiones sanguíneas y otras medidas para normalizar la hemodinámica, la respiración y el funcionamiento renal.

En algunos casos cuando se presentan nuevos síntomas o falta de aire, es imprescindible acudir a consulta de inmediato, y puede ser requerida la hospitalización.

Garrapata del venado
La garrapata Ixodes scapularis en Estados Unidos de América transmite la Babesia microti agente cusante de la babesiosis en dicho país

¿Cómo se puede prevenir la babesiosis?

Para prevenir la babesiosis, lo primero es evitar ser picado por una garrapata.

Para ello, se debe tener un oportuno control de la higiene de las mascotas o animales de compañía y otros que puedan estar cerca de casa, como en granjas. Extremar las medidas de precaución al pasear al aire libre, sobre todo en zonas en las que abunda el follaje.

Otras medidas de prevención son aplicar repelentes en las tiendas de campaña, los bolsos y la ropa. Eso sí, evitando tocar las zonas del rostro, los ojos o las manos. También se aconseja vestir ropa con mangas y pantalones de colores claros. Esto hará más fácil visualizar la garrapata y eliminarla.

Cuando se regrese de cualquier tipo de excursión tu cuerpo y el de las mascotas debe ser revisado. Los sitios de mayor riesgo son detrás de las rodillas, las ingles, las axilas, las orejas, el cuello y el cabello.

Distribución geográfica de la babesia
Los tipos de babesia que pueden afectar a las personas dependen de su localización geográfica

Los mejores consejos para los senderistas

Al retornar de cualquier paseo al aire libre, se debe colocar la ropa a altas temperaturas en la secadora. Si lo haces durante una hora aproximadamente, es suficiente para eliminar las garrapatas.

La garrapata del perro
La babesiosis es una enfermedad que puede ser trasmitida por las garrapatas Ixodes ricinus, en España es considerada una afección poco frecuente

Si se descubre una garrapata en la piel se debe evitar quemarla o usar otros métodos para que se suelte porque esto liberaría la carga de los parásitos en su jugo bucal. Lo ideal es prensarla con una pinza fina lo más cerca de la piel y tirar hacia arriba. Luego, lave bien con jabón y agua caliente la zona mordida.

¿Luego de uno o dos meses se presentan síntomas similares a los de la gripe? Se debe acudir a consulta y referírselo de forma específica. Las personas con un sistema inmunológico comprometido deben evitar exponerse a las picadas garrapatas. Estas pueden contagiarlo con esta y otras enfermedades.