Aprende a cocinar zanahoria de las formas más deliciosas


Contenido

Zanahoria, la solución naranja

La zanahoria es un alimento imprescindible en nuestra dieta. Se trata de una verdura estupenda para mejorar nuestros guisos, salsas, cremas, ensaladas… porque aporta un sabor suave y delicioso y tiene una textura perfecta. Su agradable color supone un toque visual muy atractivo para que un plato nos entre por los ojos. Pero, sin duda, lo más importante son los beneficios que nos aporta a nuestra salud, gracias a las estupendas propiedades que esta verdura contiene.

Por todo ello, a continuación, os presentamos unas estupendas recetas de cocina para que aprendáis a sacarle todo el partido posible a la zanahoria. ¡Adelante!

zanahoria
Cocinar zanahoria es sencillo y muy saludable

Tortitas de zanahoria

Esta receta es fantástica para acostumbrar a los más pequeños a comer zanahoria. Y, desde luego, para los mayores, también es muy apetitosa.

Necesitaremos

  • 700 g de zanahoria
  • 250 g de harina
  • 200 ml de leche
  • 100 g. azúcar
  • Aceite

Elaboración

  • Primero, cortamos la zanahoria en rodajas o trozos. La ponemos a hervir en una olla durante 15 minutos, o hasta que esté blanda.
  • Cuando esté cocida, hacemos un puré con ella, se puede hacer de una forma muy fácil, simplemente aplastándola con un tenedor.
  • En un recipiente, mezclamos la harina, el azúcar y la leche hasta formar una masa homogénea. Incorporamos la zanahoria y mezclamos bien.
  • En una sartén, ponemos un poco de aceite y calentamos. Echamos una cucharada grande de masa, que cubra todo el fondo. Dejamos que la tortita se cocine por un lado y luego, le damos la vuelta.
  • Nuestras tortitas de zanahoria están listas. Para convertir este plato en una delicia aún más golosa, podemos acompañar con mermelada, nata o azúcar glass.

Crema de zanahoria

Os presentamos una crema muy rica y saludable, ideal para que quien busca un plato ligero y bajo en calorías.

Necesitaremos

  • 6 zanahorias grandes
  • 1 puerro
  • 1 cebolla
  • 1 patata
  • 1 diente de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 1 litro caldo verduras
  • Comino
  • Sal y pimienta negra

Elaboración

  • Primero, hemos de hacer un rico sofrito. Para ello, picaremos bien la cebolla y el puerro y lo doraremos en una sartén. Salpimentamos. Cuando esté casi hecho, añadimos el ajo también picado. (El ajo lo incorporamos después para que no se queme ni dé mal sabor a nuestro plato).
  • Lavamos y cortamos la zanahoria y la patata en trozos pequeños y los incorporamos al sofrito de cebolla. Dejamos que se rehogue todo junto.
  • Cubrimos con el caldo y añadimos el comino y el laurel. Llevamos a ebullición y dejamos cocer durante 15 minutos.
  • Retiramos el laurel. Trituramos con la batidora y probamos de sal y pimienta para rectificar a nuestro gusto.

Os aseguramos que este plato os resultará delicioso.

Ensalada exótica de zanahoria

La zanahoria es una verdura perfecta porque también se puede comer cruda. Tiene un sabor y una textura crujiente estupenda. Os presentamos una receta de ensalada con unos ingredientes que le darán un toque exótico muy diferente y sabroso.

Necesitaremos

  • 450 g de zanahorias
  • 1/2 cucharadita de semillas mostaza
  • 1/2 cucharadita de comino
  • 1 guindilla
  • 1 pizca de cúrcuma
  • 1/2 cucharadita de azúcar
  • Zumo de limón
  • Sal
  • Aceite

Elaboración

  • Pelamos las zanahorias y las rallamos en cortadas gruesas.
  • En un wok, echamos un chorro de aceite. Salteamos las semillas de mostaza y el comino. Un par de minutos y apagamos el fuego.
  • Añadimos la guindilla, picada muy fina y sin pepitas. Incorporamos la sal, el azúcar y la cúrcuma.
  • Cogemos estas especies que aún están calientes y las echamos sobre la zanahoria. Añadimos el zumo de limón.
  • Mezclamos bien, probamos y añadimos más sal o especias a nuestro gusto.
  • Metemos en la nevera y dejamos enfriar al menos media hora.

Gratinado de zanahoria

Para terminar, os presentamos un gratín muy rico y sano porque está hecho de verduras. Para que comáis zanahoria potenciando todo su sabor. También incorpora calabacín, un estupendo alimento del que ya os hemos hablado.

Necesitaremos

  • 4 zanahorias
  • 1 calabacín
  • 2 cebollas
  • 2 huevos
  • 1/2 litro de leche
  • 2 cucharadas de harina
  • 50 g mantequilla
  • 125 g de queso emmental
  • Nuez moscada
  • Aceite
  • Pimienta
  • Sal

Elaboración

  • Cortamos la zanahoria y el calabacín en rodajas más bien gruesas.
  • Picamos la cebolla en juliana y la doramos en una sartén. Salpimentamos.
  • En un cazo ponemos la harina con la mantequilla y las calentamos, sin dejar de remover para que no se peguen. Cuando pasen un par de minutos, vamos añadiendo la leche poco a poco. Seguimos removiendo constantemente, hasta conseguir una sabrosa bechamel que salpimentaremos y aliñaremos con un poco de nuez moscada.
  • Batimos un huevo y lo incorporamos a la mitad de la bechamel. Añadimos la zanahoria rallada, mezclamos bien y distribuimos toda la mezcla en un recipiente para horno.
  • Añadimos la cebolla y el calabacín, el otro huevo, que habremos batido, y lo mezclamos todo bien. Vertemos  el resto de la bechamel, cubriendo y terminamos colocando el queso emmental por encima.
  • Metemos al horno, que habremos precalentado a 180 grados y dejamos que se cocine durante 35 minutos.

¡Y todo listo para disfrutar de este delicioso plato!