La mejor receta de pimientos rellenos para triunfar en cualquier ocasión


¡Hoy tenemos el pimiento como protagonista! Hay platos que se pueden considerar clásicos de la cocina. Pero mientras que algunos son de una determinada forma y no hay vuelta de hoja, existen otros que tienen multitud de variantes. Entre esos casos nos podemos encontrar la receta de pimientos rellenos que dependiendo de la zona, o incluso de cada casa, te los puedes encontrar de forma totalmente diferente. Para que puedas probar las mejores y decidir con cuál te quedas y la que se adapta mejor a cada situación, hoy te traigo una selección de las más exquisitas. Te aseguro que no podrás probar solo una.

descubre todo lo que hay que saber sobre: El pimiento, esa gran fuente de vitamina c

Distintos pimientos
Uno de los clásicos de cocina es la receta de pimientos rellenos. Te damos las mejores recetas para que puedas probar y decidir con cuál te quedas

Receta de pimientos rellenos de carne picada

Como un clásico de entre los clásicos tenemos los pimientos del piquillo rellenos de carne picada. Una receta sencilla pero muy sabrosa que hará las delicias de grandes y de pequeños.

¿Qué vamos a necesitar?

A continuación vamos a enumerar los ingredientes para hacer la receta de pimientos rellenos para cuatro personas y una rica salsa para acompañarlos:

  • 24 pimientos del piquillo
  • 400 gr. de carne de cerdo picada
  • 3 pimientos secos
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 1 puerro
  • 4 dientes de ajo
  • 1 manzana
  • 3 cucharadas de harina de trigo
  • 200 ml. de leche
  • 250 ml. de vino blanco
  • 250 ml. de caldo de ave
  • 200 ml. de salsa de tomate
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta

¿Cómo lo vamos a preparar?

Vamos a comenzar metiendo al horno los pimientos que después rellenaremos. Con cuatro pimientos por persona estará bien, por lo que en una bandeja de horno pon 16 pimientos del piquillo, con un chorreón de aceite y un poco de sal. Deja que se horneen durante 8 minutos (previamente calentado a 200 grados) y deja reservado. Los pimientos restantes los guardaremos para preparar la salsa.

Pimientos de lata
En esta receta tenemos como protagonista el pimiento de piquillo, que cocinaremos de dos formas al rellenarlo y usarlo para la salsa

Para continuar, quita la piel a los ajos y  el tallo central, partiendo antes los ajos por la mitad. Pica estos medios ajos en laminas finitas y pon a dorar en una sartén con aceite. Picamos también en pequeño la cebolla, el puerro, la zanahoria y la manzana, en ese orden, y vamos incorporando a la sartén. ¡Cuidado que no se quemen los ajos! La manzana le dará a la receta un toque dulce que contrastará con el resto del plato, que no dejará a nadie indiferente. Deja todo pochar unos minutos a fuego medio hasta que la cebolla esté transparente.

Ahora echamos la carne picada y salpimenta, mezclando todo muy bien. Doramos un poco la carne y añadimos la harina. Mueve bien para que se mezcle y cocine un poco la harina (que no se estropee un buen plato porque tenga sabor de harina cruda) pero cuidando que no se queme. Añade ahora la leche, crearemos una especie de bechamel que unificará todos los ingredientes. Deja que se cocine moviendo cada poco. Cuando comience a espesar aparta del fuego y deja que se enfríe un poco.

Para rellenar los pimientos, coge un pimiento como si fuera un cono de helado para que quede bien abierto sin esfuerzo. Y con ayuda de una cuchara pequeña mete el relleno de carne poco a poco. Vuelve a poner en la bandeja de horno y, cuando estén todos, vuelve a meter en el horno para darle un golpe de calor.

Es el momento de preparar la salsa de pimiento que acompañará nuestro plato. En un cazo echamos la salsa de tomate, el vino blanco y el caldo. Mezclamos y dejamos que se vaya calentando. Mientras pica el resto de pimientos del piquillo que habíamos dejado reservados y añade también. Deja que la salsa se cocine hasta que reduzca. Tritura con ayuda de una batidora y corrige de sal si fuera necesario.

Para emplatar esta rica receta de pimientos rellenos, pon salsa en la base del plato y coloca los pimientos encima de forma armoniosa. No te decepcionará.

Pimientos decorados
La forma de decorar el plato depende de ti, el sabor de esta receta de pimientos rellenos sin duda es increíble

Receta de pimientos rellenos de tortilla de patatas

Para esta receta vamos a mezclar dos platos muy típicos de la cocina española: los pimientos fritos y la tortilla de patatas. Aunque en principio el pimiento verde no es el primero en el que se piensa a la hora de prepararlo relleno al ser fino y alargado, es el perfecto para preparar esta receta.

¿Qué vamos a necesitar?

  • 4-6 pimientos verdes (depende del tamaño)
  • 2 huevos
  • 3 patatas
  • 1 cebolla
  • Aceite de oliva
  • Sal

¿Cómo lo vamos a preparar?

Intenta que los pimientos sean lo más rectos posible. Cuanto más retorcidos estén más difíciles serán de rellenar.

Lo primero que vamos a hacer es picar en cuadraditos pequeños la cebolla y las patatas para hacer el relleno de “tortilla”. Las pondremos a que pochen poco a poco en una sartén con aceite, a fuego medio. Mueve de vez en cuando para que se haga bien por todos los lados y evitar que se quemen. Cuando la patata esté blanda, retira con una espumadera y pon en un escurridor, para que elimine todo el aceite posible.

Pimiento italiano
Para elaborar esta receta de pimientos rellenos intenta que los pimientos sean lo más rectos posible para que sean más fáciles de rellenar

A continuación limpiaremos los pimientos y hacemos un corte recto en la parte superior para quitar el tallo. Intenta que queden las menos pepitas posibles si no te gusta encontrártelas después al morder. En un plato hondo batimos los huevos y añadimos la patata pochada, esperaremos a que se enfríe un poco para evitar cuajar el huevo. Mezclamos para que se integre todo bien.

Es el momento de rellenar los pimientos. Si tienes paciencia puedes intentar hacerlo con una cuchara. Pero al ser tan estrechos será más sencillo si utilizas una manga pastelera que no tenga el agujero muy pequeño, para que pueda pasar bien la mezcla de tortilla. Intenta que el relleno llegue hasta abajo del todo del pimiento (esta tarea también será más sencilla al utilizar la manga pastelera).

Pon aceite a calentar en una sartén para cocinar los pimientos. El relleno de tortilla estará un poco líquido, así que para evitar que se salga, pon primero a calentar los pimientos boca abajo para sellar la “entrada”. Una vez esté esa parte cocinada, pon los pimientos de la manera habitual, “tumbados”, en el aceite para que se vayan haciendo. Mantén el fuego medio, de ese modo cuajará bien el huevo y no quedará el pimiento frito y el relleno de tortilla crudo. Ve dando vueltas a los pimientos para que se hagan igual por todas las partes. Y ya tendrás listos tus pimientos fritos rellenos de tortilla de patata.

Pimiento y tortilla
Esta receta de pimientos rellenos mezcla dos platos tradicionales de la forma más sencilla

Receta de pimientos rellenos vegetarianos

Por supuesto, no nos olvidamos de nuestros lectores vegetarianos y no podía faltar en la lista de los mejores pimientos rellenos, unos que tuvieran en su interior una mezcla de arroz y verduras. Aunque no seas vegetariano, no dudes en animarte y probar este plato, está sinceramente sabroso. Si quieres convertir este plato en vegano te damos la forma de convertirlo al final de la receta.

¿Qué vamos a necesitar?

  • 4 pimientos rojos
  • 2 tazas de arroz
  • 225 gr. de champiñones
  • 1/2 cebolla
  • 1 mazorca de maíz cruda
  • 2 diente de ajo
  • Queso para gratinar
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Comino molido

¿Cómo lo vamos a preparar?

Para preparar este plato, vamos a empezar poniendo a cocer el arroz. Para que quede más sabroso le puedes añadir al agua de cocción sal, una hoja de laurel y un diente de ajo entero. Pero esto es optativo. Mientras continuamos la receta nuestro arroz se terminará de cocer, pon en un escurridor para que elimine el agua sobrante y deja reservado para más adelante.

Continuamos haciendo el relleno de los pimientos. Picaremos en cuadraditos pequeños la media cebolla y la pochamos en una sartén con aceite junto con los dientes de ajo también picaditos.

Seguimos con el maíz. Si quieres puedes utilizar del que venden en lata, ya cocido. Pero si puedes obtenerlo crudo le dará un sabor mucho más rico. Para desgranar la mazorca te puedes desesperar si quieres sacar todos los granos enteros. Como para esta receta no importa que estén los granos partidos, será más sencillo si apoyas la mazorca sobre su base y con un cuchillo cortas de arriba hacia abajo. Dejarás toda la mazorca “pelada” en un momento. Añade los granos de maíz a la sartén y deja que se vaya cocinando todo a la par.

Pimientos rojos para asar
Para esta receta nos hemos decantado por los pimientos rojos, son muy carnosos y tienen un sabor muy dulce, perfectos para hacerlos rellenos al horno

Mientras se está cocinando la todo, picaremos los champiñones. Recuerda que los champiñones no se lavan. Si lo haces absorberán mucha agua que después soltará a nuestro plato. Para limpiarlos, pásales una servilleta para quitar la tierra que puedan tener, y con ayuda de un cuchillo quita la capa superficial que cubre el “paraguas”. Es una membrana muy fina que sale con mucha facilidad, casi sola, con solo pegarle un pellizquito. Corta los champiñones en láminas y añade a la sartén.

Ahora es el momento de añadir las especias, comino y pimienta molidos, y la sal. Mezcla todo bien para que se integren los sabores de forma homogénea. Después de estar unos minutos rehogando este relleno, baja el fuego y pon una tapadera para que se termine de cocinar. Una vez han pasado unos tres minutos vuelve a mezclar y prueba un poco por si hubiera que corregirlo de sal o necesitase más especias.

Una vez tenemos el relleno cocinado y bien sabroso, ponemos en un bol y mezclamos con el arroz que teníamos cocido. Deja bien integrado, que no te queden bolitas solo de arroz. Ya estaría el relleno totalmente terminado.

Es el momento de ponernos con los pimientos. Después de lavarlos y secar bien, les cortaremos la parte de arriba, donde sale el tallo. Intenta quitar todas las pepitas y dejar solo la carne de pimiento. Para que queden más sabrosos, puedes poner en cada uno unas gotas de aceite de oliva y un poco de sal, y con los dedos repartir bien por todas las paredes. Ahora, con ayuda de una cuchara, ve poniendo el relleno que habíamos preparado en el interior del pimiento. Empuja con la misma cuchara cada poco para que quede bien compacto. Una vez estén bien llenos cubre con queso de gratinar.

Los pimientos que ya estén terminados, los pondremos en una bandeja para el horno con unas gotas de aceite, para que no se peguen. Cuando estén todos listos, deja que se cocinen en el horno durante 35 minutos a 180 grados (previamente calentado). Si te gusta más dorado, deja 3 minutos más con el grill pero ¡cuidado! que suele ser traicionero dependiendo del horno.

Pimientos rellenos aptos para vegetarianos y veganos
Para nuestros lectores vegetarianos y veganos traemos una riquísima receta de pimientos rellenos que no dejará a nadie indiferente

Ya tenemos listos unos riquísimos pimientos rellenos vegetarianos. Si no comes nada de carne, o nada que proceda de animales, estos pimientos rellenos se convertirán en la especialidad de la casa.

Truco:

Si quieres convertir esta receta de pimientos rellenos en vegana, tan solo tendrás que quitar el queso de ella. Puedes sustituirlo por un puré de patatas ligero, ligado con leche de almendras. Para que tenga aspecto dorado espolvorea por encima un poco de pan rallado, así al gratinar quedará crujiente y con un lindo color de lo más apetecible.

Aprende a preparar otras deliciosas comidas: Lasaña de atún casera


Advertisements