Qué nos ha enseñado La isla de las tentaciones sobre relaciones tóxicas


Las relaciones tóxicas, por desgracia, están a la orden del día y son más frecuentes de lo que pensamos los que no las vivimos ni las hemos vivido nunca. Basta con mirar alrededor y todos conocemos algún caso de relaciones tóxicas en nuestro grupo de amigos, compañeros de trabajo, familia… Pero, además, en televisión hay un formato que nos ayuda a entender mejor este tipo de relaciones, a juzgarlas, sí, pero también a saber mirarlas desde un punto de vista crítico y, quién sabe, mirar a continuación si en nuestra vida hay alguna de esas conductas. Hablamos de La isla de las tentaciones.

Se trata de un programa de Mediaset emitido en España y que acaba de terminar su segunda temporada. El argumento, para quien no lo conozca, lo repasamos rápido. Cinco parejas acuden a una isla, pero vivirán en villas de lujo separadas. Por un lado, el grupo de los chicos convivirá con otras diez mujeres que no son sus parejas y que han ido al programa como “tentaciones; en la otra villa, las chicas, vivirán una situación similar. Con este punto de partida, el espectador puede ver cómo se van desarrollando las relaciones entre los concursantes y los pretendientes, si alguno cae en la tentación y cómo lo vivirán sus parejas desde la otra villa cuando vea vídeo de lo que está haciendo su novio o novia.

Otros artículos de interés: ¿Cómo vencer los celos?

¿Por qué La isla de las tentaciones es un programa que todos deberíamos ver?

Más allá de esto, es cierto que en un primer momento se puede juzgar el formato. No es un contenido educativo ni aporta conocimientos, es más, en algunos casos se puede caer en el “mal ejemplo”. Sin embargo, hay algo muy interesante en él y es que es un reflejo de las relaciones de pareja actuales y, como tal, nos puede ayudar a identificar conductas que no se deberían dar.

Es lo que comúnmente se conoce como relaciones tóxicas. Ser capaz de “juzgar” los comportamientos de otros nos puede ayudar a echar una mirada a nuestro propio interior, detectar si hay situaciones similares en nuestra propia relación y evitar a toda costa caer en este tipo de actitudes insanas. Ver La isla de los famosos sin prejuicios y con una actitud crítica, que invite a la reflexión, puede ser una excelente terapia para valorar lo que tenemos y lo que queremos.

Sobre celos, reproches y prohibiciones

El sentimiento que más abunda en este programa, me atrevería a decir que por encima del amor entre las parejas o de la pasión con las tentaciones, son los celos. Los celos por sí solos son muy tóxicos, pero en este formato se puede ver todo lo que desencadena. Pedir explicaciones por todo a tu pareja, incluso cuando su actitud ha sido simplemente la de hablar con otra persona o por un gesto que se ha podido malinterpretar, no es una actitud sana. Hacerlo mediante gritos o reproches, tampoco.

Este tipo de conductas da igual a algo aún peor, perjudicial para ambas partes: las prohibiciones. No hay que perder de vista en ningún momento que una pareja se sostiene mediante acuerdos en los que las dos partes están de acuerdo, valga la redundancia, pero este es precisamente un problema cuando dicho acuerdo llega impuesto por una de las dos partes. En este caso, se produce un desajuste de intereses y de lo que se desea en la vida, haciendo que uno de los dos tome el rol dominante sobre el otro y le impida desarrollarse como persona.

la única soltera ser amigo de un ex Ser su mujer ideal

Malos tratos verbales, los grandes olvidados

No hay que ser muy avispado para detectar, en alguna ocasión puntual, que las disputas entre ciertas parejas pueden degenerar en gritos, insultos, descalificativos, desprecios y humillación, algo que se puede traducir como malos tratos verbales, tanto por el lado del hombre como por el de la mujer.

Hay ciertos límites que NUNCA se le deben permitir a una pareja, pero también hay ciertos límites que uno nunca debería traspasar y si alguien se siente con derecho de tratar así a otra persona, debería plantearse que, en lugar de querer mucho, hay que querer mejor.

Desconfianza y mala percepción de la pareja: otra actitud frecuente en las relaciones tóxicas

A nivel personal, una de las cosas que más me ha llamado la atención de esta edición de La isla de las tentaciones es que, ya desde un primer momento, se pudo escuchar a algunos de los miembros de las parejas criticando al que supuestamente es el amor de su vida, sacando trapos sucios e incluso apostando porque sería el primero en caer en la tentación.

En una relación sana no existe esta falta de respeto y la percepción de la pareja debería ser buena, sin llegar a idolatrar, pero, si piensas así de tu compañero o compañera de vida, ¿qué haces con él?

Venganza en las relaciones tóxicas

Incluso, en esta edición de La isla de las tentaciones hemos llegado a ver un fuerte sentimiento vengativo en algunas parejas. Como tú has hecho esto, yo hago lo otro. Este es uno de los mayores enemigos en una relación y es que una pareja nunca debería ser un tira y afloja, igual que no se deberían medir los regalos por cuánto han pagado cada uno, tampoco hay que hacerlo con las cosas negativas.

SI una actitud ha molestado o incluso si uno de los dos ha pasado la línea, hay que hablar del tema y no tomar represalias simplemente por fastidiar al otro, porque en eso, amigos, no hay amor, hay mucho ego.

actitud en pareja

Nula independencia en las relaciones tóxicas

Otra de las cosas que más hemos escuchado en esta edición es que, tanto los hombres como las mujeres, se han quejado en ocasiones de que en su vida diaria no se sienten ellos mismos, no se sienten libres ni son felices. Esto desemboca en inseguridad personal y en no saber disfrutar la vida por uno mismo. Tomar las relaciones de este modo conduce a este tipo de actitudes tóxicas. ¿Cómo puede ser que en pleno 2020 personas tan jóvenes se sientan así?

También hemos podido ver cómo una pareja en concreto tuvo que abandonar la isla porque se veía incapaz de vivir una experiencia sin su pareja al lado, en algo que apenas iba a durar unas semanas. Esta dependencia emocional anula por completo al yo y desemboca en un futuro cuestionable.

Perdonarlo todo, ¿sí o no?

Por último, hemos podido ver cómo algunas de las parejas afirmaban que podrían llegar a perdonarlo todo, incluso cuando hemos visto que la otra persona ha cometido una falta de respeto tras otra. Como espectador, ¿qué opinas? Y sobre todo, en su situación, ¿harías lo mismo? El perdón forma parte de las relaciones, pero hay que tener claras qué líneas no se deben pasar.

En definitiva, el ejercicio de ver La isla de las tentaciones desde un punto de vista crítico es que, más allá de la primera imagen de superficialidad que puede dar, aquí están representadas muchos de los tipos de parejas actuales que existen y no está de más verlo de una forma tan explícita para poder revisar nuestros propios ideales y, por qué no, nuestra relación.

Sigue leyendo: 5 actitudes tóxicas que no debes permitir