Erliquiosis, una infección bacteriana trasmitida por garrapatas


La erliquiosis es una afección bacteriana que se transmite por la picadura de la garrapata estrella solitaria. Cuando una garrapata pica no siempre es capaz de transmitir enfermedades, pero estos ácaros son capaces de producir este tipo de afección con bastante frecuencia.

Si te interesa el tema, puedes leer: ¿Qué enfermedades pueden transmitir las garrapatas en España?

Por fortuna, esta enfermedad es perfectamente manejable con el tratamiento correcto e incluso remite por sí misma en pacientes con un buen estado general de salud. No obstante, si el infectado se encuentra inmunodeprimido por alguna razón, puede constituir un peligro para su vida.

Amblyomma_americanum
La garrapata estrella solitaria es capaz de transmitir los agentes causales de la erliquiosis, no siempre ellas son portadoras de la bacteria pero podrian convertirse en vectores de la enfermedad

¿Qué es la erliquiosis?

La garrapata estrella solitaria puede servir de vector transmisor de varias enfermedades a través de su mordedura. Entre ellas se encuentra la erliquiosis, causada por las bacterias Ehrlichia chaffeensis o Neorickettsia sennetsu.

Esta bacteria era conocida como productora de enfermedades en el campo veterinario, pero el primer caso en humanos fue diagnosticado en 1986.Con el nombre genérico de erliquiosis se conocen al menos tres enfermedades que afectan a humanos, otra a los cánidos y una  a los equinos.

Las de nuestro interés son las causadas por la Ehrlichia chaffeensis (ehrlichiosis monocítica humana) y la Neorickettsia sennetsu (erliquiosis humana). Ambas tienen síntomas muy similares y parecidos a los que produce la Mononucleosis.

Cuerpos de inclusión
La identificación de mórulas dentro de los leucocitos puede ayudar al diagnóstico de la erliquiosis, esto unido a los antecedentes de exposición a la picada de garrapatas y sintomas parecidos a un catarro hace pensar en esta enfermedad

Antiguamente a la anaplasmosis humana se le conocía como ehrlichiosis granulocítica humana pero actualmente es considerada como una enfermedad diferente, producida por Anaplasma phagocytophilum.  Si te interesa conocer más sobre la misma en Actitud Saludable puedes encontrar  un artículo que trata de esta enfermedad en específico.

La garrapata generalmente se alimenta durante un periodo de tiempo de al menos 24 horas antes de contagiar la enfermedad. Este es el tiempo que tarda en migrar la bacteria desde el estómago del ácaro hasta el torrente sanguíneo del hospedero. Por ello, si se remueve la garrapata antes de ese tiempo, es poco probable que la persona se contagie con erliquiosis.

Aun así, las garrapatas se desprenden luego que están saciadas de la sangre del hospedero. Por ello, si no se detecta a tiempo el haber sido mordido por uno de estos ácaros, es más probable que puede aparecer la enfermedad.

¿Cómo se manifiesta la erliquiosis?

Los primeros síntomas de la erliquiosis se presentan a los pocos días de la picadura de la garrapata. Su incidencia es mayor en los meses de verano y primavera, cuando el clima es más cálido. La influenza o la mononucleosis a menudo pueden ser confundidas con la erliquiosis. Los síntomas de estas afecciones se asemejan mucho, aunque no tienen el mismo carácter contagioso. En otras palabras, la erliquiosis no se transmite de humano a humano.

De manera general, una persona afectada de erliquiosis puede presentar una fiebre leve con dolor de cabeza, escalofríos y dolores musculares. Aparecen además adenopatías (ganglios inflamados) en la zona del cuello.

Cuando la enfermedad se desarrolla en niños aparece una erupción cutánea en la totalidad de los casos. En los adultos se presenta menos frecuentemente, en alrededor del 40% de los afectados.Ocasionalmente pueden aparecer náuseas, vómitos, o diarreas.

Exantema cutáneo
La erliquiosis es un padecimiento de origen bacteriano que en los niños provoca un exantema una semana después de haber aparecido los síntomas iniciales, en los adultos se presenta con mucha menor frecuencia

El principal peligro de la erliquiosis es que muchos de los afectados no presentan síntomas muy manifiestos durante la enfermedad y, por tanto, no buscan ayuda médica. Al no recibir una medicación adecuada, el cuerpo combate la enfermedad por sí solo. En muchos casos la enfermedad desaparece sin tratamiento. No obstante, en pacientes inmunodeprimidos puede llegan incluso al síndrome del choque tóxico, que pone en peligro la vida y requiere hospitalización.

¿Cómo se puede confirmar el diagnóstico de la erliquiosis?

Si los síntomas aparecen entre una y tres semanas posteriores a la picada de una garrapata, es esencial acudir al médico. Durante la consulta es importante referirle al facultativo este hecho, lo cual le permitirá realizar un diagnóstico más preciso. Si el paciente no sabe si fue picado por una garrapata, de todas formas se le preguntará si ha estado expuesto a zonas proclives a estas como granjas, acampadas y excursiones al aire libre entre otras.

.Un análisis de sangre puede develar alteraciones que llevan al diagnóstico de la erliquiosis. Un aumento de la cifras de los linfocitos (linfocitosis) es uno de las características de esta enfermedad. Tambien se emplean técnicas serológicas, Reacción en cadena de la polimerasa (PCR) y la observación mediante tinción de las mórulas dentro de los leucocitos. No obstante, ante la sospecha de una erliquiosis, se comenzará el tratamiento de inmediato.

¿Hay tratamientos efectivos para la erliquiosis?

La erliquiosis puede ser bastante problemática en los casos de personas con un sistema inmunológico debilitado. Algunas de las complicaciones más frecuentes de esta enfermedad son  la insuficiencia renal y la insuficiencia respiratoria y cardíaca por choque tóxico. De no atenderse a tiempo, pueden devenir en convulsiones y estado de coma, incluso llegando a ser fatal.

Garrapata estrella solitaria
La erliquiosis es una afección bacteriana que se transmite por la picadura de garrapatas y en particular del tipo estrella solitaria, ante sus manifestaciones debe acudir al especialista para que le imponga el tratamiento efectivo

El tratamiento más común para la erliquiosis es la doxicilina. Este antibiótico fuerte se encarga de eliminar cualquier rastro de la bacteria en el organismo. Se indica durante 10 días, a menos que el médico considere otras alternativas, debe ser una decisión personalizada acorde con el estado clínico del paciente.

En los casos de mujeres embarazadas el antibiótico recomendado es la rifampicina, pues la doxicilina no se prescribe a embarazadas.

¿Se puede prevenir la erliquiosis?

La erliquiosis puede evitarse solo a través de la prevención de la picadura de la garrapata. Para ello lo mejor sería evitar cualquier contacto con el hábitat de estos ácaros. Tanto en el caso de los niños como en adultos, lo cual desde el punto de vista práctico es casi imposible.

No obstante, si pueden tomarse medidas para minimizar la posibilidad de contagio. Si vas a pasar tiempo en una zona en la que exista la posibilidad de mordedura de garrapatas, usa repelente y ropa adecuada. La ropa de colores claros ayuda a ver mejor a las garrapatas que son oscuras. Evita utilizar zapatos abiertos, especialmente su caminas por zonas boscosas.

Área propicia para las picadas de garrapata
Las áreas boscosas y con malezas son propicias para la presencia de garrapatas. debe protegerse con las medidas adecuadas y posteriormente revisarse para que no permenezcan en su cuerpo las garrapatas

Luego de una salida al aire libre, explora cuidadosamente tu cuerpo y el de tus hijos en busca de ácaros. Las garrapatas suelen adherirse en lugares calientes y húmedos. Esto incluye las ingles, las orejas, el cuello y el cuero cabelludo.

De detectarse un ácaro, este debe ser removido sin demoras. El método correcto es tomar unas pinzas de punta fina y agarrar con ellas la garrapata, lo más cerca posible de la piel donde está adherida. Luego, de forma firme pero despacio se tira de ella de forma perpendicular a la piel, hacia arriba. De esta forma el ácaro debe desprenderse sin vaciar su carga bacteriana al torrente sanguíneo.

Luego de esta operación, anote el día de la mordedura. A partir de esta fecha, esté atento a la aparición de los síntomas de la erliquiosis. Estos pueden presentarse hasta tres semanas después del incidente: acuda al médico a la primera señal de alarma. La respuesta a los tratamientos será más efectiva en la medida que se imponga el más adecuado con prontitud.